• Los marrajos acuerdan suspender la procesión del Santo Entierro

    Los marrajos acuerdan suspender la procesión del Santo Entierro

  • La Pasión de (toda) Cartagena también se conoce con cartagenadehoy.com

    La Pasión de (toda) Cartagena también se conoce con cartagenadehoy.com

  • Silencio entre plásticos

    Silencio entre plásticos

 

  

 

 

Con Camille Bertault y Madeleine Peyroux comienza la 38 edición del Cartagena Jazz Festival

Comienza la 38 edición del Cartagena Jazz Festival este viernes en el Nuevo Teatro Circo con un programa doble que contará con la sorprendente Camille Bertault y con la imprescindible, Madeleine Peyroux. La jornada la iniciará Bertault a eso de las 21.30 horas. Quedan localidades: 20 euros.


La prensa francesa ha sido unánime al calificar a Camille Bertault como una artista impresionante. Cuenta con una personalidad desbordante. Esta joven es una de las grandes revelaciones del año en una categoría, que resulta inclasificable. Se dio a conocer a través de las redes sociales. Versionó el legendario solo de John Coltrane "Giant Steps" poniéndole voz a cada nota. En sólo unos días, consiguió 400.000 visitas. Acaba de publicar uno de los álbumes más deliciosos de los últimos años: Pas de Géant.

En éste, su segundo disco, se muestra virtuosa, divertida y entrañable por partes iguales. “Quería hacer un disco que se parece a mí, sin estar apegada a un solo estilo” dice Camille. Misión cumplida: la cantante pasa con pasmoso desparpajo de Brassens a Ravel, sin olvidar a Legrand o Coltrane y por supuesto el omnipresente Gainsbourg.

De ella la prensa especializada ha dicho: “Con un virtuosismo impresionante y unos textos refinados sin desdeñar el humor, Camille Bertault es un gran talento con mucho por decir.” o “Camille Bertault es más que una simple gimnasta vocal; ella es una excelente compositora y una cantante que aprovecha cuidadosamente el impacto emocional de una melodía.”

Tras ella, se subirá al escenario del Nuevo Teatro Circo, Madeleine Peyroux. La sofisticada cantante hizo una aparición fulgurante en el mundo de las cantantes de jazz. Desde el principio la compararon con Billie Holiday. Y llegó incluso a decirse que parecía estar cantando desde otro tiempo. Fue hace 20 años, al publicarse su primer disco, Dreamland, grabado con algunos de los mejores músicos de Nueva York. Luego, Madeleine Peyroux (Athens, Georgia, EE UU, 1974) prácticamente desapareció durante ocho años. Hasta la edición de Careless Love, producido por Larry Klein.

La supuesta espantada dio pie a muchas especulaciones. No es una cantante al uso. A su actitud indómita y reservada se añaden unos repertorios cuidadosamente escogidos, peculiares composiciones propias y estándares difíciles de personalizar que interpreta con una voz elegante y sensual con la que se desmarca de posibles comparaciones. Y es que la gama cromática y expresiva de la vocalista, guitarrista y compositora estadounidense es infinita. Veintidós años y nueve álbumes después del soberbio Dreamland, su disco debut, Peyroux continúa desafiando los confines del jazz y aventurándose con insólita curiosidad en los fértiles campos de la música contemporánea. Anthem, su nuevo álbum, producido y coescrito por Larry Klein (Lizz Wright, Melody Gardot, Joni Mitchell, Herbie Hancock), es una mirada sobria, poética y, en ocasiones, filosófica sobre el estado actual del mundo pero colmada de esperanza y optimismo.