Preparan la celebración del 146 aniversario de la proclamación del Cantón de Cartagena

Los actos conmemorativos se han fijado para el próximo 12 de julio y desde la plataforma por la Biprovincialidad 2es+, se indica que la propuesta “está alejada de intencionalidad política, pretendiendo conmemora un hecho histórico que forma parte de la identidad de nuestra ciudad, y de toda la Comarca, reconociendo errores del pasado y rescatando uno de los momentos más conocidos de nuestra memoria. Una acción de empatía y reconocimiento como otras muchas que ha experimentado Cartagena en los últimos años, con la intención de abrir las puertas del futuro que merece nuestra Comunidad Autónoma. Un futuro basado en el respeto, la solidaridad y la convivencia con nuestra Historia y Patrimonio".



Carta de presentación:

Queridos/as amigos/as,

Este mensaje no va dirigido solo a la ciudad y a la comarca de Cartagena, sino también a todas aquellas personas comprometidas con la cultura y el patrimonio histórico de nuestro país; especialmente a los diversos grupos políticos con representación en el Pleno Municipal esperando que sean estos quienes muestren -públicamente- mayor interés en esta propuesta.

Somos muchos los que estamos cansados de la frecuente manipulación que en España se suele hacer del “¡Viva Cartagena!”, para aludir a la “guerra cantonal” y a una solicitud de adhesión a los EEUU de América por parte de los defensores de la Plaza. Incluso hoy, 146 años después, frente a ciertas tendencias separatistas, hay quien continúa citando el ejemplo de Cartagena describiéndolo como una pretensión irracional, trasnochada y obsoleta; y nada más lejos de la realidad. Frecuentemente se ha hecho mofa y escarnio del “Cantón de Cartagena”, destacando sus errores -constatados también en otras guerras o revoluciones mundiales decimonónicas- e ignorando intencionadamente los valores heroicamente defendidos, sobre todo en nuestra ciudad.

George Orwel afirmó: “La historia la escriben los vencedores”. Incluso algo más tarde, Sir Winston Churchil, sentenció: “La historia será generosa conmigo, puesto que tengo la intención de escribirla”. Y es evidente que en enero de 1874 vencieron las ingentes tropas centralistas sobre una población destruida por un asedio prolongado y cruel, a la que superaban ampliamente en número y poder ofensivo. Quienes perdieron, partidarios de la I República Federal Española, o fueron represaliados o se exilaron en Argelia o Filipinas; y sus voces y opiniones, apenas se han vuelto a escuchar en este país.

Ciertos “todólogos” (“aparentan saber de todo”) asiduos en ciertos medios de comunicación o webs con escaso rigor histórico, a menudo son contertulios que utilizan mitos, bulos y tópicos que en España se mencionan cuando se habla del movimiento cantonal de Cartagena. Por ejemplo sobre la carta de Roque Barcia al embajador del gobierno “anglo-americano”; dicen que solicitó el amparo de los Estados Unidos, que “Cartagena quiso ser norteamericana” (falso), pero silencian que la población civil soportó un inhumano bombardeo que dejó la ciudad reducida a escombros.

En repetidas ocasiones hemos escuchado la anécdota de la bandera turca empleada para ser izada en el Castillo de Galeras y la actuación de aquel ‘voluntario que, velando por el prestigio de la causa, se abrió una vena con la punta de su navaja y tiñó con su sangre la media luna blanca’ (falso, también). En realidad, se conoce la procedencia de la tela empleada en la confección de la bandera y ésta era completamente roja (lo contrario carecería de sentido).

Resulta triste observar que no rememoran otras propuestas progresistas que protagonizaron los sitiados por el ejército centralista, enmarcadas en la I República Española, cuyo gobierno provisional residió durante meses en esta ciudad. No se suele aludir a la defensa del sufragio universal; ni a la consideración de la pena de muerte  como “indigna de la condición humana”; ni al anhelo de regeneración de la política; ni a la separación Iglesia-Estado; ni su oposición al carlismo y al Antiguo Régimen con todo lo que él implica (Inquisición, diezmos, gremios, venta de propiedades compradas por los liberales…); ni a su defensa de la Libertad (de palabra, de asociación, de prensa, de cultos); ni al sueño de proyección universalista (¡Viva la Revolución Universal!); ni al desarrollo de juicios públicos con jurado; ni al establecimiento del derecho al divorcio; ni a la publicación de las cuentas sobre los gastos de la Junta de Salvación; ni de su propuesta de educación gratuita, elemental y obligatoria (en momentos en los que el 80 % de la población española era analfabeta)…

El ‘federalismo’ defendido por los cantonales es un claro antecedente de la descentralización practicada en el actual ‘Estado de las Autonomías’; murcianos y cartageneros se oponían al ‘estómago insaciable de Madrid’. ¿Por qué en Cartagena -o mejor aún- en toda la Región, no hemos de conmemorar estas aportaciones a la política nacional?

La historia demuestra que muchos argumentos avanzados fueron sostenidos por los cantonales, resultando irracionales y antiguos los opuestos, mantenidos por los vencedores. ¿Hay alguna representación política actual que, desde el más escrupuloso respeto a los principios constitucionales vigentes, rechace ciertos argumentos defendidos en Cartagena?

¡Qué peligroso resulta caricaturizar los avances sociales o los logros revolucionarios! Afirma la historiadora Mª Teresa Pérez Picazo que el periódico editado en la ciudad, durante los meses que duró la sublevación cantonal en Cartagena «está claramente inspirado por el republicanismo federal… nos permite apreciar la difusión provincial de las ideas políticas que habían encontrado concreción reciente en las Constituciones de 1869 y 1873 (nonata). Constituciones e ideas a las que el profesor Jover Zamora caracteriza por su utopismo generoso, rico en anticipaciones y proyectado hacia el futuro».

Desde postulados transideológicos (‘trans’ por la acepción ‘a través de’ las ideologías, cogiendo algo bueno, común a varias) proponemos a la sociedad civil, la conmemoración del 146º aniversario de la Proclamación del Cantón de Cartagena, el 12 de julio de 2019. A través de la prensa digital y de las redes sociales, les invitamos a participar en las actividades programadas.
1.    Subida al Monte de la Atalaya e izado de bandera a la salida del sol (6:00 horas). Quedaríamos a las seis menos cuarto, en el inicio del camino, en el Barrio de La Concepción. Juntos comenzaremos la subida. Nos parece una buena ocasión para proponer a los asistentes a que lleven banderas vigentes, e incluso un modelo de la histórica bandera izada en 1873.
2.    Comida conmemorativa en el Club de Regatas de Cartagena -15.00 h- (reserva previa, en el e-mail Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. )
3.    Conferencia sobre el Cantón de Cartagena. A cargo del cronista de la ciudad, don Luis Miguel Pérez Adán, con el título de: ‘Seis semblanzas. Sublevación cantonal en Cartagena. 1873-1874’. Tendrá lugar en el Salón de Grados de la Facultad de Ciencias de la Empresa (antiguo CIM), a las 20.30 h. Entrada libre hasta completar aforo.

Aspiramos a lograr un amplio respaldo social que celebre no una de las tres guerras vividas en la España del momento, no unas decisiones que arrasaron la ciudad y supusieron la pérdida de vidas humanas; pretendemos conmemorar la Historia, como parte de nuestra identidad, de reconocer errores del pasado, de rescatar aquello que fuimos para entender y respetar lo que somos. Es una acción de empatía, para abrir las puertas del futuro que merecemos, un futuro basado en el respeto, la solidaridad y la convivencia.

La proclamación cantonal en Cartagena fue un movimiento inspirador de cambios en el espectro sociopolítico nacional y sentó las bases de ciertos derechos y libertades amparados en nuestra vigente Constitución. Nos complacería contar con su apoyo, colaboración y participación en los actos históricos que conmemoraremos en la ciudad de Cartagena.

Reciba un fraternal saludo,

Fdo. Benito García
Secretario General de la Plataforma por la Biprovincialidad 2es+