Luz verde a la eliminación de los aforamientos en la Región

Los diputados regionales Diego Conesa, Joaquín Segado y Juan José Molina han cambiado hoy la tribuna de oradores de la Asamblea Regional por la del Congreso de los Diputados para defender la reforma de los artículos 25.2 y 33.7 del Estatuto de Autonomía, que propugna la eliminación de los aforamientos de los parlamentarios regionales y de
los miembros del Consejo de Gobierno.


Juan José Molina Gallardo, portavoz de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía en la Asamblea, ha sido el primero en subir a la tribuna de oradores del Parlamento nacional. Molina se ha referido a los aforamientos como un privilegio anacrónico de los políticos, que debe ser eliminado, de cara a recuperar la credibilidad en la clase política
y modernizar las instituciones, frente al populismo de quienes no quieren reformarlas sino demolerlas. El diputado de la formación naranja ha señalado que “mientras existan los aforamientos, las resistencias a ceder el control político del Consejo General del Poder Judicial y la designación de los jueces de los tribunales superiores serán enormes, y
seguiremos apuñalando a Montesquieu y a la separación de poderes, un día sí y otro también”.

Joaquín Segado, portavoz del Grupo Parlamentario Popular, ha defendido la necesidad de un gran debate nacional en el propio Congreso de los Diputados sobre la limitación y reducción de los aforamientos, que iguale a los políticos de toda España, y evite la creación de una España de dos velocidades en materia democrática. Segado ha cuestionado
la oportunidad de este debate por la situación de bloqueo político y la eventualidad de una nuevas elecciones a nivel nacional, con lo que la iniciativa parlamentaria volvería a decaer, y, también, porque la eliminación de los aforamientos se incluye en otra reforma del Estatuto mucho más ambiciosa, en tramitación en el Congreso de los Diputados, en la que se plantean temas más sustanciales, como el agua o la financiación autonómica, que no afectan sólo a los 45 diputados regionales y a los once miembros del Consejo de Gobierno, sino al millón y medio de murcianos.

Diego Conesa, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, ha cerrado la participación de los diputados autonómicos, calificando los aforamientos como un privilegio desfasado, difícil de entender, cuya eliminación sería una de las medidas que urge tomar en materia de valores democráticos y ética política, para recuperar la credibilidad
entre los ciudadanos, especialmente en la Región de Murcia, afectada por distintos casos de corrupción y redes clientelares.

La diputada regional de Podemos, María Giménez Casalduero, que ha asistido al debate, ha abundado en este argumento en sus declaraciones  a los medios de comunicación.

El Pleno del Congreso someterá a votación esta iniciativa de la Asamblea Regional de Murcia en torno a las ocho de la tarde.

La sesión plenaria ha sido seguida desde la tribuna de invitados por una amplia delegación de la Asamblea Regional, encabezada por su presidente, Alberto Castillo, e integrada por diputados de los cinco Grupos Parlamentarios con representación en la Cámara.