El Sella se integra en la agrupación permanente de cazaminas de la OTAN

El cazaminas Sella (M-32) de la Armada Española se hizo a la mar el pasado lunes desde su puerto base de Cartagena,con motivo de su integración en la Agrupación Permanente OTAN de Medidas Contra Minas número 2 (SNMCMG-2). Su primera recalada será el puerto de La Spezia (Italia), y está previsto que permanezca integrado en esta agrupación durante los próximos tres meses.


La ceremonia de despedida fue presidida por el Comandante de la Fuerza de Medidas Contra Minas, capitán de navío Miguel Cuartero, y asistieron familiares, amigos y compañeros de la dotación.

Acerca de la SNMCMG-2
La SNMCMG-2 es uno de los 4 componentes marítimos de la Fuerza de respuesta inmediata de la OTAN. Estos grupos permiten a la OTAN disponer de una capacidad marítima permanente para actuar ante una posible crisis o conflicto. Adicionalmente, ejercen también presencia en los espacios marítimos de interés y con sus actividades en el marco de la seguridad cooperativa, demuestran la cohesión y determinación de la Alianza.

Durante el período en el que el buque estará integrado en esta estructura, tendrá la misión de garantizar la libertad de acción y de navegación mediante la caza de minas o artefactos explosivos y la vigilancia de fondos marinos de las entradas de algunos puertos de países ribereños del Mediterráneo. Asimismo, estará alistado para reaccionar y actuar en caso de crisis en aquellos escenarios que lo requieran.

Entre otras actividades, el buque tiene previsto participar en 3 importantes ejercicios de guerra de minas. En particular: NUSRET (04-20 OCT) y DOGU AKDENIZ (12-21 NOV) en Turquía y NIRIIS (22 NOV-01 DIC) en aguas de Grecia, mostrando el compromiso de España y la Armada con la seguridad colectiva y defensa compartida de la Alianza. Además, el “Sella” durante su integración apoyará a la operación OTAN de disuasión y lucha contra el terrorismo “Sea Guardian”.

Acerca de Medidas Contra Minas
La mina naval es un arma plenamente vigente hoy en día y de bajo coste. Por sus efectos, puede causar grave distorsión al tráfico marítimo impidiendo el acceso al litoral y negando la libertad de acción necesaria para efectuar cualquier tipo de operación marítima. En la actualidad, aún se encuentran minas fondeadas de conflictos pasados.