Comunicados de Movimiento Ciudadano

  • MC continúa su ejemplarizante acción con la renuncia de la nueva portavoz, Isabel García, a recibir su sueldo por esta función: sonido (pinchar aquí)
  • MC solicitará a la CARM que potencie en Cartagena la oferta del Centro de Profesores y Recursos ‘Enrique Martínez Muñoz’
  • María José Soler muestra su satisfacción porque los vecinos de Playa Paraíso dispongan de una parada en la línea Cartagena-La Manga
  • Ricardo Segado y Jesús Giménez comprueban el estado de los trabajos de instalación del busto de Jiménez de la Espada

 

Isabel García no recibirá asignación alguna por unas funciones que son retribuidas en sus homólogos del resto de grupos políticos
Hace escasos días, el Grupo municipal MC, en el ámbito de sus competencias, determinó un cambio en su portavocía, cargo que ostentaba el concejal del área de Calidad de Vida, Francisco Calderón y que, desde ahora y hasta el final de la legislatura, desempeñará la edil de Hacienda, Contratación y Patrimonio, Isabel García.

Se trata de una decisión planificada desde el inicio de la legislatura y que responde, además, a una reorganización interna de las tareas asignadas a los componentes del Grupo municipal.

El hecho de que García ejerza funciones como concejal delegada repercute en el hecho de que este aumento de su ámbito competencial se traduzca en un incremento salarial, algo que finalmente no se producirá.

Y es que la edil de MC, tal y como viene haciendo esta formación política desde que asumiera funciones de Gobierno en el Ayuntamiento de Cartagena, prosigue con su actitud ejemplarizante al renunciar a una retribución que le pertenece por derecho y de la que disfrutan el resto de Grupos políticos del Consistorio, hasta cuatro.

A García le  correspondería percibir su asignación como portavoz, ya que se trata de una cuantía consignada en el presupuesto general del Ayuntamiento. O lo que es lo mismo, si la edil no hubiera renunciado voluntariamente, percibiría esta cantidad desde el próximo mes. Pero no lo hará.

La edil, consciente de las limitaciones presupuestarias que viene impuestas por la normativa estatal en cuanto al incremento de gasto se refiere, en una decisión marcada por la coherencia y la responsabilidad política, ha decidido no percibir dicha asignación y comenzará a desempeñar la labor sin retribución.

Valor del trabajo
De esta forma, mientras que Isabel García, como edil y portavoz de MC percibirá 47.000 euros brutos anuales, el resto de portavoces de los Grupos municipales con representación en el Consistorio recibirán 58.000 euros brutos.

¿Qué vara de medir lleva a pensar que todos lo merecen excepto García, la edil que ha liderado la reducción de la deuda municipal en más de un 30% en apenas dos años de gestión?

200.000 euros
A pesar de ello, el Grupo municipal popular criticó ayer abiertamente la decisión de García, aun conociendo que la edil renunciaría a la gratificación que le corresponde.

La injustificada crítica llegó de voz de una formación política, el PP, que recibe cada año más de 200.000 euros del presupuesto municipal, únicamente para sufragar las nóminas de Francisco Espejo, Carolina Palazón, Esperanza Nieto y Diego Ortega, sus cuatro concejales liberados.

Gran coste y escaso bagaje para cuatro representantes públicos que, en más de dos años de legislatura, continúan sin aportan una sola iniciativa responsable, centrando su labor en la constante crítica a la labor del Gobierno y en eludir cualquier atisbo de responsabilidad.





Centro de Profesores y Recursos ‘Enrique Martínez Muñoz’
La iniciativa será presentada en el próximo Pleno municipal, que tendrá lugar el martes 25 de julio, y pretende que se vele por la continuidad y la utilidad de este centro abandonado por el Gobierno regional

 El Grupo municipal MC presentará en el próximo Pleno, que se celebrará el martes 25 de julio, una moción para instar a la CARM a que potencie la oferta del Centro de Profesores y Recursos (CPR) ‘Enrique Martínez Muñoz’, ubicado en Cartagena desde el año 1992.

De este modo, el concejal del área de Cultura y Patrimonio, Ricardo Segado (MC), será el encargado de transmitir esta solicitud, mediante la que se pretende que se vele por su continuidad y se fomente su utilidad para la comunidad educativa.

Concretamente los centros se concibieron con el objeto de mejorar la atención al alumnado por parte del profesorado no universitario, ofreciéndoles a estos últimos un espacio y unos recursos para poder organizar seminarios y grupos de trabajo especializados destinados a desarrollar el aprendizaje entre iguales.

Abandono por parte del Gobierno regional
Segado ha explicado que el CPR, situado junto al IES Politécnico, ha sido desde su inauguración un referente en cuanto a la actualización profesional y las estrategias didácticas para los docentes de la Comarca de Cartagena. En este sentido, el edil ha recordado que el centro se encuentra actualmente prácticamente en desuso debido al desinterés del Gobierno regional, organismo que tiene las competencias desde que le fueran transferidas por el Ministerio de Educación y Ciencia.

 Respecto al CPR de Cartagena, ha señalado Ricardo Segado, “podemos indicar que actualmente apenas se imparten cursos allí porque toda la formación se hace on line o de forma presencial en la ciudad de Murcia. De igual forma, los equipos informáticos han sido retirados, como la mayoría del material audiovisual, los cuadros, parte de la biblioteca y la documentación”.

“Otro ejemplo de su abandono”, ha continuado exponiendo el concejal, “es el hecho de que no se cubrió la baja laboral de su conserje cuando se dio el caso, o que a día de hoy tan sólo sirva para uso de algunos técnicos informáticos que dan servicio a los centros de la zona”.

IES Isaac Peral, germen del CPR de Cartagena
En el caso particular de Cartagena, el germen del CPR estuvo en el Instituto Isaac Peral. Luego, una vez creado oficialmente como Centro de Profesores de Cartagena (CEP) pasó por otras dependencias tales como La Milagrosa, donde compartía instalaciones con la escuela de Magisterio y de donde tuvo que emigrar por hundimiento del techo, o incluso estuvo situado en este Palacio Consistorial donde nos encontramos, antes de ocupar el actual edificio de la C/ Grecia.

Las instalaciones del CPR de Cartagena se construyeron ex profeso en su actual ubicación tras superar muchas dificultades. Pese a ello, el equipo encabezado por D. José Antonio de las Heras Millán, que fue el primer director del CPR, no desfalleció y planificó un completo programa de necesidades que fue atendido por el arquitecto del proyecto, recogiendo así de primera mano las demandas de los docentes.

Centro puntero en estrategias didácticas de la Comarca
Hay que hacer hincapié en que durante muchos años el CPR de Cartagena ha sido puntero en estrategias didácticas y que incluso en su punto más álgido llegó a atender en sus instalaciones al profesorado de La Unión, Fuente Álamo, Los Alcázares, Torre Pacheco, San Javier, San Pedro del Pinatar, además de la propia Cartagena.

Ricardo Segado ha destacado que “con el paso del tiempo esta herramienta formativa de gran valor para el profesorado local ha ido languideciendo con la complicidad de la Comunidad Autónoma, que bien ignora su existencia o bien lo está dejando morir lentamente, mientras que por el contrario ha potenciado el CPR situado en la ciudad de Murcia, en detrimento de los centros situados en otras localidades de la Región que, como en el caso de Cartagena, descentralizaban este recurso ahora concentrado de forma clara en Murcia dentro de su afán acaparador y dinámica usurpadora, que en tantos otros casos hemos sufrido”.

Por último, el responsable municipal de Cultura y Patrimonio ha asegurado que “desde MC nos congratulamos de que el CPR ‘Enrique Martínez Muñoz’ todavía sea recuperable y esté en perfectas condiciones para atender las necesidades de los profesionales de la enseñanza en el momento que así sea requerido, mientras que por el contrario, lamentamos que esta dejadez actual por parte de la CARM pueda culminar en el abandono definitivo del edificio y su consiguiente expolio”.



Playa Paraíso
La concejal de Portal y Oficina de Transparencia, María José Soler (MC), ha asistido esta mañana a la entrega a representantes vecinales de Playa Paraíso de la resolución del director general de Transportes, Costas y Puertos de la CARM por la que se autoriza parada en esta población en el itinerario que une Cartagena y La Manga.

Cabe recordar que, en julio de 2016, los vecinos de Playa Paraíso solicitaban a la Comunidad Autónoma la instalación de una parada de autobús en la línea 20 (Cartagena – La Manga) que pudiera dar servicio de transporte a esta urbanización.

La administración regional tardó diez meses (25 de mayo de 2017) en trasladar al Ayuntamiento de Cartagena esta información, dando cuenta el Gobierno municipal, a través del área de Desarrollo Sostenible, de este asunto en apenas unas semanas, ya que se comunicaba a la CARM el 28 de junio la viabilidad de las paradas en las calles Bomilcar y Aníbal.

Soler ha lamentado “la tardanza” de la Comunidad Autónoma para dar respuesta a esta demanda ciudadana en contraposición con la eficacia de las gestiones realizadas desde el Ayuntamiento de Cartagena.

No obstante, la edil ha expresado su satisfacción por “esta buena noticia para los vecinos de Playa Paraíso, especialmente en un período de gran afluencia en la zona. Era de justicia que se atendiera esta reivindicación y estamos satisfechos de que haya así haya sido”. Está previsto que la próxima semana entre ya en funcionamiento esta nueva parada.




Jiménez de la Espada
El concejal del área de Cultura y Patrimonio, Ricardo Segado (MC), y el coordinador del área de Desarrollo Sostenible, Jesús Giménez, han asistido esta mañana a la colocación del busto de Jiménez de la Espada, que se encuentra ubicado en la isleta que conecta el Paseo Alfonso XIII con la plaza de España, junto al instituto del mismo nombre.

Con esta actuación, promovida por las áreas de Desarrollo Sostenible y Cultura y Patrimonio, los ciudadanos disponen de un nuevo espacio público en dónde podrán contemplar el busto, instalado sobre un pedestal, del ilustre científico cartagenero. Además, se ha ampliado la isleta y se han habilitado bancos para el descanso y uso de los vecinos.

Esta iniciativa da continuidad a la política instaurada por MC, desde sus responsabilidades de gobierno en el Ayuntamiento de Cartagena, de apostar por el conocimiento colectivo  de la historia de Cartagena, así como de sus hijos más ilustres.

Está previsto que las obras finalicen el próximo lunes con la colocación del pavimento en tonos azules y verdes.

Cabe recordar que, el pasado 6 de julio, José López presentaba el busto del científico cartagenero que fue hallado en las instalaciones de los almacenes municipales por el arqueólogo Diego Ortiz, siendo documentado por el historiador y cronista de Cartagena, Luis Miguel Pérez Adán.

Tras finalizar la colocación del busto, Ricardo Segado ha reseñado “la importancia de que a lo largo del Paseo Alfonso XIII podamos rendir homenaje a dos cartageneros ilustres del siglo XIX como Isaac Peral, a través de la réplica del submarino a la entrada de la ciudad, así como esta isleta que acoge el busto de Jiménez de la Espada”, reseñando además la proximidad del Instituto Jiménez de la Espada, cuya dirección ha trasladado al edil su satisfacción por la iniciativa.

Por último, Segado ha detallado algunos detalles del proyecto, “tratamos de ser fieles a la hazaña de Jiménez de la Espada que formó parte de la Comisión Científica del Pacífico. Así, en el pavimento se va a representar el océano y la tierra y estará retroiluminado para recrear esa Comisión Científica del Pacífico”.

Marcos Jiménez de la Espada (Cartagena, 1831 – Madrid, 1898) fue un científico, zoólogo, explorador y escritor español.

En 1853 ganó una plaza de ayudante de Historia Natural en la Universidad de Madrid y en 1857, otra, igualmente de ayudante, en el Museo de Ciencias Naturales de la Corte.

Es conocido por participar en la llamada Comisión Científica del Pacífico, la mayor realizada por España en América después de perder la mayor parte de sus colonias en este continente, recorrido por Jiménez de la Espada y sus compañeros entre 1862 y 1865. El objetivo era recoger materiales de interés zoológico, botánico, geológico y antropológico, con destino al Museo de Ciencias Naturales y al Jardín Botánico de Madrid.

De regreso a España en diciembre de 1865, Jiménez de la Espada se reincorporó a sus puestos en el Museo de Ciencias Naturales y en la Universidad de Madrid. Durante más de seis años su trabajo consistió en ordenar y estudiar el material zoológico recogido en América y en preparar las correspondientes publicaciones.

El busto de Jiménez de la Espada ha visto la luz después de 81 años sin que nadie lo identificase. La primera vez que se supo de su existencia en las instalaciones municipales fue en 1995 y, en ese momento, no se consiguió ponerle nombre.

El historiador Diego Ortiz consiguió identificar el busto en una investigación enmarcada dentro de su próximo libro dedicado a la escultura en el primer tercio del siglo XX. El cronista Luis Miguel Pérez Adán colaboró en la búsqueda del busto.

La efigie fue esculpida en 1928 por Lorenzo Coullaut Valera, artista andaluz. La imagen se le encargó a Coullaut Valera con motivo de un homenaje que se le tributó a Jiménez de la Espada, en donde a través del Museo Nacional de Historia Natural, personalidades muy significativas (Antonio Maura, los duques de Alba y Medinaceli, el marqués de Figueroa, Ramón y Cajal, Bauer, Alfonso Torres, Antonio Puig Campillo, etc.), directores de las Academias y Sociedades Científicas se tomó la iniciativa de realizar una recogida de donativos para la ejecución de su busto.

La imagen se trasladó a Cartagena en 1936, después de estar expuesta en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid y en el Jardín Botánico, también de la capital. Con el inicio de la Guerra Civil, el busto quedó abandonado en las instalaciones municipales, perdiéndose su memoria hasta hoy.

La imagen presentaba desperfectos, siendo restaurada por Pilar Vallalta. Se trata de un trabajo de gran tamaño y labrado en mármol blanco.

Cabe destacar que ya hubo intención de colocar un busto en un parque público de Cartagena en homenaje al insigne cartagenero Marcos Jiménez de la Espada hacia 1925.

En cambio, esta escultura llegó a Cartagena, quedó olvidada e incluso se perdió la memoria del personaje representado.