Sucesos y tribunales    
Los jubilados protestan contra la “mísera y penosa” subida de las pensiones

Los jubilados protestan contra la “mísera y penosa” subida de las pensiones

Sobre un centenar de mayores se concentraron en la plaza del Ayuntamiento para expresar su...

Semana de benditas mascotas

Semana de benditas mascotas

Las parroquias de San Cristóbal (en la foto adjunta) y del Cristo de la Salud, en Los Dolores,...

La cantaora Raquel Cantero analiza los orígenes y la evolución de la saeta

La cantaora Raquel Cantero analiza los orígenes y la evolución de la saeta

La Cofradía Marraja acogió la charla impartida por la extremeña que es doctora en Flamencología....

La revista El Puente ya está en los kioscos de Cartagena Norte

La revista El Puente ya está en los kioscos de Cartagena Norte

La publicación en papel de los barrios de Cartagena Norte alcanza el número 50 con una tirada de...

2017 refleja que somos el periódico más leído en (toda) Cartagena

2017 refleja que somos el periódico más leído en (toda) Cartagena

No estamos en todo los sitios (todavía no somos omninpresentes), pero somos el diario que más...

  • Los jubilados protestan contra la “mísera y penosa” subida de las pensiones

    Los jubilados protestan contra la “mísera y penosa” subida de las pensiones

  • Semana de benditas mascotas

    Semana de benditas mascotas

  • La cantaora Raquel Cantero analiza los orígenes y la evolución de la saeta

    La cantaora Raquel Cantero analiza los orígenes y la evolución de la saeta

  • La revista El Puente ya está en los kioscos de Cartagena Norte

    La revista El Puente ya está en los kioscos de Cartagena Norte

  • 2017 refleja que somos el periódico más leído en (toda) Cartagena

    2017 refleja que somos el periódico más leído en (toda) Cartagena

Exposiciones y fotografía
Deportes
Música
Toros
Articulistas
Servicios
       
El Algar y Los Urrutias
El puente (Cartagena Norte)
cartagenadeley.com
cartagenadeimagen.com
launiondehoy.com

 

          

 

 

 

El Sindicato Técnico de Enfermería pide "empatía" con estos profesionales

El Sindicato de Técnicos de Enfermería hace llegar su 'carta a los Reyes Magos' en la que expone las necesidades del colectivo. 


Parece que está de moda que las instituciones escriban cartas a los Reyes Magos. El Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) también lo ha hecho, a ver si ellos toman más conciencia que los responsables de la Sanidad y Educación que aunque “no magos” pueden hacer que los deseos y necesidades se hagan realidad.

En esa carta pide principalmente salud para todos, para que de esa forma no se tenga necesidad de acudir a los colapsados servicios de salud y no tengan que ponerse en manos de unos profesionales que dan lo mejor de sí mismos, aunque estresados y sobrecargados de trabajo a causa de la deficitaria plantilla existente en general.

Pero también pide sentido común, responsabilidad y sobre todo empatía para que esos responsables de la Sanidad y la Educación, dejando de lado, no se sabe qué otros intereses, se pongan en la piel de los profesionales Técnicos en Cuidados de Enfermería y vean la necesidad de hacer justicia con ellos que llevan tantos años luchando por una formación de Grado Superior y, sobre todo, porque tomen conciencia del papel tan fundamental y necesario que desarrollan en el sistema.

Un papel que, aunque reconocido por todos aquellos que alguna vez han tenido la necesidad de que los cuiden en un hospital, no lo es por quienes tienen la obligación de valorar y optimizar los recursos que se pagan con el dinero de todos.

Es la profesión de “cuidar a los enfermos” una profesión dura, como la que más, por el grado de implicación emocional que conlleva, por eso a quienes corresponda valorarla, tanto en la dimensión formativa como en la profesional, deberían poner más empeño en cuidar “un poco más” a los que de verdad dedican su vida a cuidar “de los demás”, pues tarde o temprano todos estamos o estaremos en manos de estos sufridos profesionales que también la noche de Reyes Magos, como todas las noches, estarán de guardia pendientes por si algún ser querido de cualquiera de nosotros necesita de su atención por una mísera remuneración.