Las 57 nuevas huellas del pueblo romano

Las 57 nuevas huellas del pueblo romano

La matinal de 'Dies Lustricus' ha ofrecido una brillante representación teatral de los...

Rosa Juaneda vuelve a conquistar Mastia

Rosa Juaneda vuelve a conquistar Mastia

La recordada festera es la autora del guión que ayer tarde se recuperó para ofrecer la conquista...

Las cinco colinas vuelven a arder, ahora para recibir a Asdrúbal

Las cinco colinas vuelven a arder, ahora para recibir a Asdrúbal

El nuevo acto carthaginés ha sido una alegoría a Qart-Hadast que se ha desarrollado en el 'Mons...

Sorpresa e indignación en los propietarios de fosas del cementerio de La Palma

Sorpresa e indignación en los propietarios de fosas del cementerio de La Palma

Se han encontrado que que el Obispado inmatriculó sin informar a los dueños, quienes proclaman que...

Los pequeños festeros representan de Cartago a Mastia

Los pequeños festeros representan de Cartago a Mastia

Los pequeños festeros han rememorado esta mañana en la plaza de Juan XXIII  los primeros pasos...

  • Las 57 nuevas huellas del pueblo romano

    Las 57 nuevas huellas del pueblo romano

  • Rosa Juaneda vuelve a conquistar Mastia

    Rosa Juaneda vuelve a conquistar Mastia

  • Las cinco colinas vuelven a arder, ahora para recibir a Asdrúbal

    Las cinco colinas vuelven a arder, ahora para recibir a Asdrúbal

  • Sorpresa e indignación en los propietarios de fosas del cementerio de La Palma

    Sorpresa e indignación en los propietarios de fosas del cementerio de La Palma

  • Los pequeños festeros representan de Cartago a Mastia

    Los pequeños festeros representan de Cartago a Mastia

 

  

 

 

 

'Las juntas de vecinos las carga el diablo'

Juan Manuel Moreno Escosa publica un nuevo articulo en su blog 'El rincón de la comunidad de propietarios'.


Si tuviéramos alguna vez dudas sobre la actitud muchas veces innata de los humanos, sobre la sensibilidad emocional, y la capacidad para meternos en líos, bastaría con asistir un día cualquiera a una junta de propietarios, y oír los disparates que algunos, gracias a Dios los menos, y la mala relación entre algunos vecinos.


Cierto día, en ruegos y preguntas se presentó un problema, problema poco importante, pero su magnitud por los intervinientes hizo que crispara el ánimo de los demás, terminando en una pésima relación de dos vecinos.


Concurrió que la propietaria del ático, que a su vez tiene el uso y conservación de la terraza, propuso a los vecinos, cambiar el solado de la expresada terraza, igual que tenía en el salón de su casa, tirando los muretes de cierre de la vivienda, cambiando la puerta por ventanas, uniendo la terraza con el salón, con la consiguiente modificación de la configuración, ampliación de volumen de metros útiles, etc. lo que hizo la intervención del profesional exponiendo que no estaba en el orden del día, se estaba tratando en ruegos y preguntas, y no se podría hacer votación pues sería nulo el acuerdo de pleno derecho, o en todo caso anulable.


Dicho esto, no solo el expresado administrador cumpliendo con su obligación parecía partidista a los ojos de la solicitante, además aprovechó el vecino de abajo para exponer lo siguiente:


Con independencia de los expuesto por el administrador que es lo legalmente establecido, debo advertirte, vecina, que además, cuando esté en el orden del día voy a votar en contra, y requiriendo el voto cualificado que unido al de otros propietarios no conseguirías el acuerdo, por lo que no te molestes, y así evitaremos problemas, además, ese cierre me ocasionaría muchas molestias, pues la terraza al ser cuerpo de la vivienda, estaría más transitada ya que utilizas tacones por casa que se hacen notar y no me dejarían descansar, por lo que aprovecho para recomendarte que utilices zapatillas como hacemos los demás.


Respondió la vecina que utiliza tacones por ser más elegante, dado que además viste de calle y no con bata y tampoco le gustan las zapatillas, pero ya que se oponía a su propuesta no dejándole cerrar la terraza, todos los días procedería a hacer su tabla de gimnasia en la terraza, además de saltar la comba durante dos o tres horas, pues era un juego que desde niña practicaba y le encantaba.


Lo que trata de dilucidad este artículo no es quien tenía razón, ni mucho menos, sino constatar la mala relación de algunos vecinos al crear estos conflictos que trascienden en la vida comunitaria de aquellos otros, la mayoría que desean vivir en paz y en buenas relaciones vecinales, pero imaginémonos la tragicomedia, la señora saltando todos los días la comba como una loca, obsesivamente cada vez más por su venganza con esta sesión de brincos con tacones, y el vecino de abajo cada vez más exasperado, amamantando cada día más odio hasta convertirlo en el horizonte de su existencia. De ahí, la mala voluntad vecinal, que algunas veces han terminado en noticias de la prensa.


La muestra la tenemos en la serie de televisión de “la que se avecina”, las juntas de vecinos las carga el diablo y la mala convivencia de algún vecino, el mero hecho de compartir el mismo inmueble, suele acabar creando maniáticas suspicacias, y envenenan estúpidamente nuestras vidas, y la del administrador también, cuando todos, especialmente los vecinos, están condenados a entenderse.


La empresa 21DEhoy agenCYA no se responsabilza de las opiniones de los articulistas ni de las cartas y correos electrónicos remitidos por lectores, recayendo la responsabilidad en sus firmantes.
Estos artículos de Juan Manuel Moreno Escosa, administrador de Fincas de Grupo Escosa,
quedan guardados en el blog ‘El rincón de la comunidad de propietarios'.