“El beso surge en Roma al comprobar los hombres si sus mujeres habían bebido”

“El beso surge en Roma al comprobar los hombres si sus mujeres habían bebido”

Víctor Navarro desvela ese origen en el artículo que ha escrito en el vigésimo sexto número de la...

Mar de Cristal se abona al buen ritmo

Mar de Cristal se abona al buen ritmo

La playa cartagenera, que en julio abrió los conciertos de verano en las playas que organiza el...

“¿Lo verán mis nietos?”

“¿Lo verán mis nietos?”

Los vecinos de Estrella de Mar, Los Urrutias, Punta Brava y El Carmolí han vuelto a salir para...

"La copla cuenta verdaderas historias de vida"

"Lo que queda claro en la copla es que da igual donde la escuches, cuando o acompañado de quien,...

Con un sólo clic puedes saber el estado de las playas

Con un sólo clic puedes saber el estado de las playas

Estamos en verano y siempre apetece un baño, pero no está de más saber en qué situación se...

  • “El beso surge en Roma al comprobar los hombres si sus mujeres habían bebido”

    “El beso surge en Roma al comprobar los hombres si sus mujeres habían bebido”

  • Mar de Cristal se abona al buen ritmo

    Mar de Cristal se abona al buen ritmo

  • “¿Lo verán mis nietos?”

    “¿Lo verán mis nietos?”

  • "La copla cuenta verdaderas historias de vida"

  • Con un sólo clic puedes saber el estado de las playas

    Con un sólo clic puedes saber el estado de las playas

 

  

 

 

 

Centenares de romeros acompañaron a la Virgen de la Soledad del Calvario en su regreso a la ermita

Centenares de romeros acompañaron a la Virgen de la Soledad del Calvario en su regreso a la ermita. La jornada comenzó a las 8:30 horas con el habitual rezo del Rosario, al que siguió la eucaristía de despedida, partiendo la imagen de la virgen sobre las diez de la mañana desde la Parroquia de Santiago.


Al acto acudió la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, y el edil del área de Educación, Cultura y Juventud, David Noguera.

El recorrido discurrió desde el Barrio de Santa Lucía hasta llegar a la rotonda del hospital, pasando al lado de Lo Campano, tras lo que se procedió a subir por un sinuoso y empinado camino, jalonado por las estaciones del via crucis, hasta llegar a la explanada del santuario de la Ermita del Calvario.

Allí tuvo lugar una eucaristía al aire libre junto a un coro rociero. No faltó el canto de saetas a la Virgen. La imagen se guareció finalmente en la ermita, donde permanecerá hasta el año próximo.

Centeneras de personas acompañaron a la Virgen en una jornada festiva, donde se disfrutó de buen tiempo.