Luna llena de amor

Luna llena de amor

El primer plenilunio de otoño ha sido testigo del enlace entre Aníbal e Himilce (o viceversa) en...

“Carthagineses y Romanos me ha permitido hacer grandes amigos”

“Carthagineses y Romanos me ha permitido hacer grandes amigos”

Gloria María Caballero Jurado es una de las dos destinatarias este martes del galardón ‘Gran dama...

Noctámbulo festero del ‘die domini’

Noctámbulo festero del ‘die domini’

Guerreros de Tropas de Aníbal se transforman en ‘elevadores de festeros’ * Cartalón fue investido...

Los senadores se ríen de la actualidad con 'Pasamursiya'

Los senadores se ríen de la actualidad con 'Pasamursiya'

Las carcajadas y los aplausos han resonado este domingo más que nunca en el escenario del...

“Roma, ¿dónde estás?”

“Roma, ¿dónde estás?”

El drama de Sagunto, en el que sus habitantes optaron por el suicidio (“¡sangre y honor!”) antes...

  • Luna llena de amor

    Luna llena de amor

  • “Carthagineses y Romanos me ha permitido hacer grandes amigos”

    “Carthagineses y Romanos me ha permitido hacer grandes amigos”

  • Noctámbulo festero del ‘die domini’

    Noctámbulo festero del ‘die domini’

  • Los senadores se ríen de la actualidad con 'Pasamursiya'

    Los senadores se ríen de la actualidad con 'Pasamursiya'

  • “Roma, ¿dónde estás?”

    “Roma, ¿dónde estás?”

 

  

 

 

 

Comunicado de Somos Región

  • Somos Región, partido de carácter regional liderado por Alberto Garre, que el pasado sábado recibió un importante respaldo social al abarrotar el Paraninfo de la Universidad y los aledaños del recinto, no ha tardado en reaccionar ante el primer reclamo de la actualidad política regional.

La designación oficial de la actual consejera portavoz del Gobierno, Noelia Arroyo, como candidata a la alcaldía del Ayuntamiento de Cartagena sitúa al Partido Popular en una situación de incompatibilidad manifiesta al confundir en
una misma persona, no electa en las urnas, los intereses institucionales y electorales.

Somos Región, para un mayor soporte de su petición de cese, sitúa al Partido Popular en la Región de Murcia y a su presidente regional, Fernando López Miras, ante la propia doctrina de la calle Génova y ante el espejo del actual presidente Mariano Rajoy quien tuvo que dimitir, a petición de José María Aznar, cuando éste lo designó candidato a
sucederle en el Gobierno de España. O cuando, años después, Rajoy repitió la misma fórmula con el entonces ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, al nombrarlo candidato a la presidencia del País Vasco.


José Gabriel Ruiz, coordinador general de la formación política regional, indica que “es evidente que López Miras al designar a Noelia Arroyo como candidata a presidir el Ayuntamiento de Cartagena ha vuelto a confundir sus intereses de partido con los institucionales. No se puede ser Consejera y Portavoz del Gobierno Regional y, a la vez,
candidata al Ayuntamiento de Cartagena. Desempeñar el cargo de Consejera de Transparencia y Participación Ciudadana y, al mismo tiempo, estar dedicada a velar por sus intereses electorales en Cartagena, es una grave falta de ética pública. No es una cuestión de valoración política de un adversario porque ya dijo nuestro presidente
Alberto Garre que, bajo esa perspectiva, es la mejor candidata para nosotros. Estamos hablando de otra cosa. La misma persona que, como consecuencia de una designación política, no de una elección democrática, debe representar a todos los murcianos no puede, a la vez, estar dedicada a sus intereses electorales en Cartagena. Otra cosa sería si el cargo que ostenta fuese fruto de un proceso electoral como ocurre en los casos, por
poner ejemplos, de alcaldes o presidentes”.


EL PP DEBE PAGAR SU CAMPAÑA
Para el coordinador general de Somos Región “si la señora Arroyo, o cualquier otra persona, quiere hacer su campaña en Cartagena está en su derecho. Nadie se lo discute. Pero es el mismo derecho que tenemos nosotros para pedir que esa campaña se la pague el Partido Popular y no que se la paguemos todos los contribuyentes.
Comportamientos así son los que generan desafección de los ciudadanos por la política. 


No parece admisible que en un Estado en el que existe la división de poderes, alguien pretenda sostener su campaña electoral desde una institución como el Gobierno Regional. Y máxime cuando ese alguien no ha sido elegido por la ciudadanía para ese cometido público”.