• Un paisaje autóctono será la imagen del XXVII Festival Nacional de Folclore

    Un paisaje autóctono será la imagen del XXVII Festival Nacional de Folclore

  • Ocho mujeres, un cadáver y un fin solidario

    Ocho mujeres, un cadáver y un fin solidario

  • 'El Flagelo' defiende el espacio de las revistas papel en la era digital

    'El Flagelo' defiende el espacio de las revistas papel en la era digital

 

  

 

 

Faemino y Cansado vuelven con su humor absurdo y surrealista a Cartagena

¡Quién tuvo retuvo! es el título del espectáculo que ofrecen hoy en El Batel, que ha agotado las entradas como hicieron ya en noviembre del año pasado. La pareja de hecho más longeva del humor patrio sigue al pie del cañón.


Faemino y Cansado disfrutan de rango propio en la historia del humor español. Ellos, haciendo alarde de un tipo de humor de carácter absurdo y que brota de la propia cotidianeidad, atesoran enorme protagonismo gracias a una propuesta que se articula en gags aparentemente intrascendentes y que guardan multitud de detalles (con muchos juegos de palabras y dobles sentidos) para acentuar su talante cómico.

La atemporalidad de su humor, teñido de indiscutible surrealismo, además de su sencillez, constituyen algunos de los rasgos de un dúo que se inició en la década de los 80 y que encontró en el parque del Retiro el escenario para sus primeros espectáculos. Javier Cansado y Carlos Faemino mantienen su relación artística desde hace más de tres décadas y, lejos de decaer, su humor se mantiene firme y atractivo.

Tras aparecer en varios programas de televisión, entre ellos el 'Un, dos, tres', su popularidad se acrecentó y ahora ya nadie duda de su indiscutible talento y de su superlativa capacidad en la caracterización del absurdo, un tipo de humor que en España ha contado con avezados e influyentes representantes. 'Yo leo a Kierkegaard' es una de las frases que se repiten en todos sus espectáculos y muy probablemente volverá a escucharse en el Auditorio El Batel en cuyo escenario representarán su nuevo montaje, '¡Quien tuvo, retuvo!