Los senadores se ríen de la actualidad con 'Pasamursiya'

Los senadores se ríen de la actualidad con 'Pasamursiya'

Las carcajadas y los aplausos han resonado este domingo más que nunca en el escenario del...

“Roma, ¿dónde estás?”

“Roma, ¿dónde estás?”

El drama de Sagunto, en el que sus habitantes optaron por el suicidio (“¡sangre y honor!”) antes...

Las 57 nuevas huellas del pueblo romano

Las 57 nuevas huellas del pueblo romano

La matinal de 'Dies Lustricus' ha ofrecido una brillante representación teatral de los...

Rosa Juaneda vuelve a conquistar Mastia

Rosa Juaneda vuelve a conquistar Mastia

La recordada festera es la autora del guión que ayer tarde se recuperó para ofrecer la conquista...

Las cinco colinas vuelven a arder, ahora para recibir a Asdrúbal

Las cinco colinas vuelven a arder, ahora para recibir a Asdrúbal

El nuevo acto carthaginés ha sido una alegoría a Qart-Hadast que se ha desarrollado en el 'Mons...

  • Los senadores se ríen de la actualidad con 'Pasamursiya'

    Los senadores se ríen de la actualidad con 'Pasamursiya'

  • “Roma, ¿dónde estás?”

    “Roma, ¿dónde estás?”

  • Las 57 nuevas huellas del pueblo romano

    Las 57 nuevas huellas del pueblo romano

  • Rosa Juaneda vuelve a conquistar Mastia

    Rosa Juaneda vuelve a conquistar Mastia

  • Las cinco colinas vuelven a arder, ahora para recibir a Asdrúbal

    Las cinco colinas vuelven a arder, ahora para recibir a Asdrúbal

 

  

 

 

 

Isaac Peral ya tiene su película

El pasado sábado se cumplieron 130 años de la botadura del submarino gestado por el cartagenero, aniversario que casi viene a coincidir con la primera inmersión del inventor y marino en el mundo cinematográfico (al margen de documentales). Se trata de un cortometraje de 24 minutos dirigido por el cartagenero José Blas Hernández Ros que, bajo el título 'Traición a Peral', se estrenará el 6 de octubre en el centro cultural Ramón Alonso Luzzy de Cartagena, a partir de las 20.30 horas y con entrada gratuita.

 

 


José Blas Hernández Ros también se ha encargado del guión, mientras que Felipe García Moreno ha sido responsable del capítulo sonoro y técnico de dron. El cortometraje cuenta con música original, que ha compuesto Miguel Moreno Calderón, mientras que otro nombre propio fuera de escena ha sido María del Carmen Sánchez, quien se ha encargado del maquillaje de los actores.



El marino y científico Isaac Peral y Caballero (1851-1895) ha motivado documentales, pero no había entrado aún en el mundo cinematográfico. "Fue la escritora Lola Gutiérrez quien me lo propuso en junio del pasado año. A partir de ahí recabé información a través de documentales y libros, y contactando con Javier San Mateo, biznieto del inventor”, indica. De ahí surgió la base del guión, “cuyo borrador envié después a Diego Quevedo, Ignacio Chacón y a las dos personas nombradas, quienes lo supervisaron y dieron el visto bueno final”.

El resultado ha sido una sipnosis que relata la vida del ilustre cartagenero “desde cuando tuvo la idea de fabricar un arma submarina hasta su muerte con 43 años de edad. Una mujer es la que cuenta la historia, en la que se mezclan pasado y presente, con escenas en blanco y negro y en color. He tratado de comprimir una vida en la que Isaac Peral sufrió traiciones y sabotajes que amargaron su vida”, expone José Blas Hernández sobre un personaje “cuya vida era pleno sufrimiento debido a la actitud que tuvieron hacia él el Gobierno de la Nación, el ejército y sus compañeros, junto a la enfermedad que sufría. Hemos pretendido ofrecer un cortometraje en el que su historia se ofrece muy ‘mascada’, con todo muy exlicado mediante las conversaciones y el texto que aparece en pantalla”.

La realización ha precisado también el trámite burocrático de solicitud de permisos para algunos de los escenarios, que han sido Parque de Artillería, Palacio Consistorial, Museo Naval y Villa Esperanza, además de dos enclaves de nuestra zona, Casa Beltrí y El Castillito.

El rodaje comenzó en octubre del pasado año y concluyó en mayo del presente, estando supeditadas las jornadas de trabajo a la disponibilidad de los diez actores, que no son profesionales, “aunque sí forman parte de diferentes compañías cartageneras”, apunta hacia estas personas que se han sumado al proyecto de forma altruista, “el presupuesto del cortometraje ha sido bajísimo (no hay patrocinadores y sólo existe el apoyo del Ayuntamiento cediendo la sala para su proyección), pero todos hemos puesto mucho esfuerzo, cariño y dedicación para conseguir le mejor producto”. También hay que indicar que el Instituto Politécnico de Cartagena ha cedido las imágenes acuáticas de cuando sumergió en el agua hace unos años la réplica del submarino que hicieron.