De templarios por los dominios de La Magdalena

Las fiestas patronales en 'el corazón del secano cartagenero' son otra historia. Gaitas, caballeros templarios, violonchelista, poeta, banda de música, esculturas, combates de espadas... y una muy singular procesión en la penumbra con la patrona. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)


La Asociación de Vecinos ha convertido a La Magdalena en referencia en el municipio. Ya sea con motivo de sus fiestas patronales u otros motivos, las propuestas para el espectador son diferentes al resto de pueblos cartageneros; eso sí, siempre bajo el manto de la cultura y la convivencia.

Los templarios han encontrado su espacio en La Magdalena. Este año han vuelto, pero con refuerzos. Además de los integrantes de la Escuela de las Tres Armas, se han sumado la nueva asociación del Temple de Cartagena y tres templarios llegados desde Santa Pola.

Su formación, con algunos a caballo (equipos de la Escuela de equitación La Cruzada), escoltó la peana que portó a María Magdalena hacia la ermita, en una comitiva que abría el sonido de las gaitas del grupo cartagenero Celticue y que también se vio enriquecida por la música de la agrupación musical de la Virgen de la Soledad de Molinos Marfagones. Al llegar ante la ermita, se procedió al ritual de la apertura de la puerta. Por allí apareció María Magdalena, que dirigió unos textos llenos de ganas de vida a los presentes, para a continuación comenzar a alternarse los sonidos del violonchelo de Ana Valero Lobato y la voz del poeta Antonio Soto, confluyendo finalmente en un tema que combinó ambas modalidades. Con la ermita abierta, los presentes pudieron ver la exposición de esculturas, obras de Rafael Hernández, quien ha ampliado las figuras dentro de una secuencia que este año llega hasta 'el segundo misterio'.

Capítulo destacado fue para los combates de templarios a espada (principalmente), lanza y hacha. Buen nivel ofrecido en esta actividad que, por sus características siempre supone un riesgo, como fue el corte que sufrió un participante. El público agradeció con sus aplausos las escenas propias de una época pasada y que para Cartagena rescata este grupo de 'Las 3 armas'.

La Magdalena es singular, con un poder que cada vez cautiva más al que osa a adentrarse en sus dominios.