Castejón anuncia programa específico para mejorar los pueblos del Mar Menor

El Pleno extraordinario del Ayuntamiento se ha iniciado esta mañana con el anuncio de la alcaldesa de una partida específica en los presupuestos de 2020 paras las poblaciones ribereñas de la ‘laguna salada’ , además de potenciar el servicio municipal del litoral, de crear una comisión formada por representantes de las tres administraciones y de los vecinos para vigilar que se cumplan los compromisos y de llevar a estos pueblos el programa ADLE. También han habrado representantes políticos y vecinales, indicando estos últimos que son "invisibles" y que los impuestos que pagan no tienen contraprestación, además de pedir a los gobernantes que sean "consecuentes y constantes" con sus compromisos.


Ana Belén Castejón, en el primer capítulo de esta mañana centrado en los problemas que sufren residentes y veraneantes del arco sur del Mar Menor, ha comenzado dirigiéndose a los asistentes para indicar que, debido a una cuestión reglamentaria, no ha podido celebrarse en Los Urrutias, como se acordó en el anterior Pleno, para después recordar las competencias diferentes en este asunto del Mar Menor de cada una de las administraciones local, regional y nacional. A continuación, ha recordado las actuaciones municipales indicando que la inversión realizada en la anterior legislatura en su entorno de 191.377,36 euros (en la mejora en zonas infantiles, plazas, alumbrado público, paseos marítimos, centro cívico, campo de fútbol o aceras, entre otros), matizando que se necesita “más”, lo que ha dado pie para anunciar varias medidas.

La primera es incluir en el presupuesto del ayuntamiento de Cartagena de 2020 una partida específica para un programa extraordinario a efectuar en los pueblos del Mar Menor, con carácter plurianual. “Una partida específica en lugar de incluirlo en otra genérica en la que se priorizará lo que decidan los vecinos”, ha afirmado.


También ha indicado que se potenciará el servicio del litoral y crear una comisión de seguimiento para vigilar el cumplimiento de los compromisos, en el que estarán representantes y técnicos del Ayuntamiento, junto a los que designen vecinos, Comunidad Autónoma y delegación del Gobierno de la Nación en la Región de Murcia. Ha concluido con el anuncio también de la puesta en marcha del programa Barrios ADLE en los pueblos ribereños del Mar Menor, con el objeto de formar a trabajadores de la zona que se encuentren en situación de desempleo y mejorar las infraestructuras de las localidades costeras.

Por último, ha abogado porque todos los partidos políticos hagan frente común, en lugar de ‘desfilar’ de forma independiente por la zona, y no politizar este asunto.

Después han hablado los portavoces de los partidos políticos, comenzando por José López, de Movimiento Ciudadano, quien ha aprovechado el momento para hacer referencia a la expulsión de los seis ediles por parte del PSOE y del grupo municipal nuevo de 'no adscritos'. Se ha referido a carencias, promesas incumplidas y ha dicho que hay que dar gracias a la llegada de Tomás Fuertes (ElPozo es el que lleva el nuevo complejo de La Perla), pues ocasionará una mejora de la situación para la zona. Ha sucedido en el uso de la palabra Vox, recordado que del problema del Mar Menor se tiene constancia desde 1987 y que ahora se ven pocos bañistas y muchos carteles de 'se vende' en esa zona, proponiendo algunas posibles actuaciones. También se ha referido a recientes "y sospechosos" vertidos en la 'laguna salada'. Unidas Podemos, con una muy expresiva Pilar Marcos, se ha centrado en el desastre medioambiental y en evitar la destrucción "de nuestro entorno más preciado", acusando después de no cumplir sus promesas a los políticos en reiteradas ocasiones. Ha puesto como ejemplo que a las rampas que piden los vecinos se les exige informe medioambiental y que la que ha instalado el nuevo hotel lo ha hecho de manera más inmediata. 

Tras los políticos, han sido los representantes vecinales los que tomaron la palabra. Lo han hecho según el orden de fecha de petición y por un espacio de unos diez minutos. Cada uno se ha centrado en exponer la situación que sufre y las circunstancias de su núcleo de población. En primer lugar, ha hablado Agustín Donaire, de la asociación de vecinos Monte El Carmolí. Ha indicado que en esa población hay muchas personas con inmuebles como segunda residencia. "No somos rentables políticamente, somos invisibles", remarcando que pagan el IBI sin ver contraprestación. También ha expuesto la mala situación del Mar Menor para los residentes y veraneantes. Le ha tomado el relevo José Luis Oñate, en representación de los vecinos de Punta Brava. No lo ha hecho como alguien que ha sido concejal del municipio de Murcia y senador del PSOE en Madrid por la Región de Murcia, sino como veraneante de la zona. Ha pedido que después de este día "sean consecuentes con sus compromisos y constantes", añadiendo que éste no es un problema más, "pues estamos tratando de hacer frente a una catástrofe". Ha seguido la asociación Ciclismo Acuático, que se ha expresado a través de Ana Pinada; José María Jiménez, en nombre de la asociación de vecinos de Los Urrutias (ha apelado al sentimiento de las personas y ha dado lectura a un escrito); y Rafael Martínez, de la asociación de chiringuitos Achica. No pudo hablar el representante de la plataforma 'Los Urrutias todo el año' al no estar dada de alta esta asociación en la actualidad en el registro municipal.