Otro día más… y van 25 años de la peña dolorense de La Clínica

Comenzaron hace un cuarto de siglo como un grupo de amigos y no han faltado año alguno a la cita con las Fiestas de Los Dolores, aglutinando en esta edición a veinticuatro familias.


La amistad fue el detonante que dio origen a la peña La Clínica. Así lo explica uno de sus activos componentes, Paco Soler, quien en este tiempo ha captado unas cinco mil fotografías de la peña, de las que tiene catalogadas unas mil quinientas: “La idea surgió simplemente porque éramos un grupo de amigos”, recordando las primeras reuniones que celebraron para su constitución en el Bar Álvaro, el gimnasio de Luis Domínguez (por entonces presidente de la asociación de vecinos), Casino y la clínica que había en el barrio, siendo esta última la que motivó su nominación, como indica Ángel Teruel García, quien fue el primer presidente. El actual es Juan Calderón dentro de una directiva que cada dos años varía su composición. En todo este tiempo, la peña ha llegado a tener hasta 34 familias.



El objetivo de agruparse como peña “era disfrutar de las fiestas, que por entonces habían llegado a desaparecer algún año”, recuerda Soler. El primer año que montaron caseta en los festejos fue cuando éstos se celebraban dentro de pueblo, en la calle Conesa Calderón. El primer sabor de boca fue estupendo y así han seguido año tras año. “La armonía da para mucho y si la tienes, como sucede aquí, todo es fabuloso”, apunta Paco Soler, quien junto a Teruel recuerdan episodios vividos en estos veinticinco años, como los premios internos (del ‘Naranja y limón’ a los galardones ‘Golosos’), los premios en el concurso de disfraces del grupo, una singular corrida de toros (con cartel elaborado para la ocasión) y las convivencias en torno a mesa y mantel, estando organizada la peña en grupos rotativos para la elaboración de los manjares que se degustan entre todos.



Los Dolores llegó a tener ocho o nueve peñas. Actualmente sólo quedan dos (La Clínica y los jóvenes de AiBo2) más la asociación de mujeres. “Nosotros hemos permanecido porque somos amigos todo el año y no nos limitamos sólo a las fiestas, compartiendo viajes y otras jornadas. Sin embargo, pensamos que las gente de otras peñas no se ha cansado, sino que se ha hecho mayor en este tiempo y no se ha producido el relevo generacional”.