"Como no llegue la gran tormenta, menudo ridículo con todo lo que se ha liado"

El periódico de Cartagena y su gente ha podido hablar esta mañana con ciudadanos sobre la alerta roja activada en la Región. La mayoría se ha sorprendido por medidas adoptadas, especialmente que se suspenda la actividad parlamentaria de la Asamblea y algunos juicios, además de que consideran "algo exagerado" la paralización en el terreno de la enseñanza. Esperan lluvias, pero creen que se ha generado "excesivo miedo".


El Camino del Sifón, la eterna asignatura pendiente de los gobiernos municipales, sufre esta situación cada vez que llueve


Tras una noche de buena lluvia, que ha caído a buen ritmo, calando la tierra y que no ha sido abundante en punto alguno del municipio (apunta que lo máximo ha sido 18 litros por metro cuadrado en El Algar), llega una mañana del jueves muy normal. Cielo entrecubierto, con sol en determinados momentos y plena normalidad en la mayoría de trabajos. Sin embargo, es tema de numerosas conversaciones "la que va a caer", como apuntaba Juan, un dependiente de un comercio de la calle Juan Fernández, "porque hoy esperamos el diluvio con tanto miedo que nos han metido".

Colegios, institutos y universidades han suspendido las clases. Los políticos regionales no tienen que venir durante jueves y viernes a la Asamblea Regional. Se han trasladado de fechas las fiestas de La Manga y de El Garbanzal, mientras que las de Los Dolores y El Algar suspenden dos de sus 'platos fuertes', la revista de variedades y la procesión de la Patrona, respectivamente. Algunos juzgados de Cartagena han decidido suspender las vistas orales previstas para hoy. También se han cancelado entrenamientos y actividades de numerosos clubes deportivos y hasta traslados de enfermos. Y así más casos, motivados en lo que ha sido la primera alerta roja en la historia de la Región de Murcia, con la que vaticinan la caída de 70 litros por metro cuadrado en una hora y de doscientas en doce.

Las personas con las que hemos hablado no discuten que vaya a llover, pero sí "tanto miedo", refiriéndose a un 'efecto dominó' que se ha propagado por todo el municipio. "De toda la vida, sales de casa para hacer tu actividad normal y si llueve, pues te refugias", indica Antonio, pintor, quien añade que no entiende que se suspendan las clases. "Los alumnos podían haber ido hoy a sus centros con normalidad y si llueve, pues se esperan dentro a que apacigüe o sus familiares puedan ira a recogerlos, como se ha hecho siempre". Y aún menos comprende la decisión que afecta a la Asamblea Regional. "Muy bonito eso de que los políticos se tomen dos días más de fin de semana en plenas fiestas de Murcia. ¿Es que encogen si se mojan?", expresa, en un tono que también escuchamos en otros tres entrevistados: "Increíble, aunque no sé porqué me extraño conociéndolos... Qué buen oficio es el de político y no el de currante", "Unos llevan desde abril cobrando sin ejercer como gobernantes de la Nación y otros se lo toman libre si hay riesgo de lluvia. ¡Menudo país!" y "Los políticos tendrían que ser autónomos, así estos y otros asuntos ni se los plantearían".    

Un abogado recuerda que todo este "pánico tiene su origen en una 'gota fría' que sufrimos hace unos años y que no fue avisada con antelación. Ahora, en cuanto ven un pequeño riesgo, enseguida estamos con alertas amarillas, naranjas y, ahora, roja. Ni tanto ni tan calvo". Una festera de Carthagineses y Romanos también comenta que como "la han 'cagado' tantas veces y esto es zona inundable, pues las alerta se disparan enseguida", recordando las veces que ha sufrido "los efectos de grandes lluvias en el campamento sin alertas, pero que enseguida se han solventado a base de arrimar todos el hombro. Tampoco se acababa el mundo por esas lluvias torrenciales".

Paqui trabaja en una cafetería del centro de la ciudad. "Para mí hoy es un día totalmente normal, con la diferencia de que he tenido que buscar con quién dejar a mis hijos al no tener colegio", dice. Para Paco, agente de seguros, el día "traerá lluvia, seguro" y ve bien "que se alerte a la población". Isabel, por su parte, habla de "un exceso de información en la sociedad actual, lo que provoca este tipo de pánicos". José Antonio, vecino de Los Belones, apunta que, hasta ahora, "es más el miedo que el agua, veremos que pasa al final", indicando también que no sabe si es mejor pasar de alertas o crear tanta alarma.

Tampoco se entiende mucho que se suspendan juicios o actos de fiestas en los pueblos. "Antiguamente, cualquier evento se mantenía salvo que lloviera cuando se iba a celebrar, pero suspender con tanta antelación parece exagerado y más sabiendo lo 'loco' que está el tiempo", señala Antonio, peluquero. También hay quien hace hincapié en que nuestros gobernantes "ahora parecen que están volcados en prevenir que no suceda nada, cuando durante el año se olvidan de tener limpios los cauces de las ramblas y los desagües, pero ellos son así", apunta Mari Carmen.  

Tres hombres que desayunan en una cafetería de la calle Ángel Bruna, apuntan que las previsiones climáticas "no valen para Cartagena, pues aquí tenemos una nube generado por el Valle de Escombreras y Sabic que provoca que los cálculos fallen y que sea donde menos llueve en España", aseveran, apuntando uno que llovió en Semana Santa y después, hasta ahora, "nada de nada. Puede estar cayendo lo más grande en la Región y aquí no llover nada. Todo esto no es normal".  También hay quien aboga por este nivel de alertas. "Mejor mucha alarma y que todo quede en nada que al contrario".

Y así, con infinitos comentarios pero sin novedad, ha transcurrido la mitad de la jornada de hoy en Cartagena. Todos con los que hemos hablado están convencidos de que hoy lloverá y una mayoría es la que cree que sí llegará la gran tormenta, pero a la vez expresan que si no lo hace, "menudo ridículo con todo lo que se ha liado". Tiempo al tiempo, nunca mejor dicho.