La (gran) familia festera no frena su crecimiento

Cartagena de Hoy pudo contrastar durante la ‘noche del preludio’ de la XXX edición de Cartaghineses y Romanos que las altas de nuevos miembros se han producido en la gran mayoría de tropas y legiones. La velada llenó de cenas la gran aldea y ya se pudieron ver los primeros desfiles, novatadas y algunos actos de los grupos. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)


Carthagineses y Romanos son diez días de fiesta más uno. Es la ‘noche del preludio’, la que tiene lugar en la víspera del inicio oficial. Hace años, la legión de Pueblo de Massalia tuvo la iniciativa de organizar esa noche una cena en su recinto para celebrar el final de los trabajos de montaje de su recinto. En las ediciones siguientes se fueron sumando grupos y actualmente son todos los que celebran cenas en las que los festeros aportan variados (y abundantes) productos gastronómicos que traen de casa, salvo en algún caso, como en Adoradores de Venus y Mastienos, donde varios productos cárnicos brotaron de barbacoa.



Aunque nadie viste de época, esa noche ya se respira a fiestas y todos desprenden las enormes ganas de vivir la nueva edición. Cada año vemos más gente acudir esa noche (o por lo menos nos lo parece). En esta ocasión preguntamos a diversos grupos sobre las altas registradas en el último año y queda muy claro que la familia de carthagineses y romanos sigue creciendo. Ya se superaron las crisis de militantes de la segunda mitad de la pasada década y el éxito del relevo generacional va a más.

Mercenarios Íberos han tenido que poner un tope de doscientos socios adultos (“No podemos perder nuestro carácter de familia”, expresa José María Cayuela). Indiketes ya acumula unos ciento cincuenta efectivos dentro de la Legión IV. Honderos es el tercer grupo en número de la calle púnica, donde domina el grueso celta. Tartesos ha recibido a 22 juevos y Magistrados incorpora cada año a trece. Sagunto y Adoradores de Venus han dado la bienvenida a una decena en esta ocasión… y así podríamos seguir en la gran mayoría.

Vigiles con los 'pescadores' con camiseta azul


También los hay con nueva sección, como Vigiles de Carthagonova, que en su aniversario de plata cuenta con 53 legionarios y a su sección de gladiadores se une ‘Pescadores de Tarraco’, grupo que en un futuro espera tener espacio propio dentro de un campamento que tiene cubiertas sus cincuenta recintos de 13x18 metros.

La ‘noche del preludio’ también ofreció actos oficiales de los grupos, como el estreno del grifo de Mastienos y la entrega del galardón ‘Amazona de plata’. Varios grupos llevaron a cabo la inauguración oficial de sus recintos con izado de bandera, hubo desfiles por las calles Aníbal y Escipión, llegaron las primeras novatadas (simpático batallón de Tartesos con cascos de melón), pudimos ver la novedosa luna de Uxama, un cumpleaños (de Lola) en Sagunto… y no faltó el suculento ‘rabo de toro’ de Magón, además del concurso de postres de Caballeros e Isis. También se montó una mesa en mitad de la vía pública que sirvió como ‘mesa redonda’ para que la vocalía de Deportes reuniese a los remeros y protagonizaran un brindis colectivo. Había mucha ganas y la fiesta dio sus primeros coletazos.