• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

 

  

 

 

La Patrona vuelve a ‘escuchar’ la Salve en su casa

La talla de la Virgen de la Caridad ha regresado ‘rejuvenecida’ tras diez meses ausente por los trabajos de restauración a los que ha sido sometida en Murcia. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)




Entre aplausos y expresiones como “¡Está imponente!” y “¡Qué guapa!” ha sido recibida esta tarde la Patrona de Cartagena en su templo, la Real Basílica Menor de la Virgen de la Caridad, donde este miércoles, a las once horas, protagonizará el acto de entrega oficial después de los trabajos de conservación a los que ha sido sometido en el Centro de Restauración de la Región de Murcia, estando prevista la presencia de la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón; del presidente autonómico, Fernando López Miras; y del obispo de la Diócesis de Cartagena, monseñor Lorca Planes, además de la representación del Real Hospital de la Caridad, cuyo rector ha estado esta tarde presente en la culminación de su traslado desde Alcantarilla hasta Cartagena, donde ha llegado a las 19.55 horas.

El interior del templo ha acogido esta tarde la celebración de una eucaristía, a cuya conclusión los asistentes han permanecido en el interior en espera de vivir un momento muy especial, como era que la Patrona regresara a su tierra, la cual tuvo que abandonar en el pasado mes de julio para ser sometida a trabajos de restauración. En el exterior también había personas queriendo presenciar el acontecimiento, mostrar su cariño a la Virgen y guardar esos momentos con fotos y grabaciones en los teléfonos móviles, lo que ha sido una constante entre los presentes tanto dentro como fuera de la iglesia. Prácticamente todos los presentes han llevado las mascarillas y en varios momentos se ha recordado por megafonía que había que respetar las normas de seguridad sanitaria establecidas por el ‘Estado de alarma’ generado por la pandemia del Covid-19.



La Virgen de la Caridad ha llegado en un camión escoltada por agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de Cartagena. El vehículo ha colocado su parte posterior junto a la puerta, donde la talla, que iba envuelta en una sábana, ha sido bajada y llevada por varias personas (mientras sonaban los aplausos de bienvenida) hasta detenerse ante el altar principalmente, que se encuentra en obras. Allí, tras ser descubierta, los presentes le han tributado el canto de la Salve Cartagenera. El capítulo final de unas maniobras que han durado unos veinticinco minutos (y cuya secuencia se puede observar en la galería de fotos adjunta) ha sido la ubicación del grupo escultórico que creó el italiano Giacomo Colombo en el interior de la capilla de San José, donde permanecerá hasta la terminación de los trabajos en el altar central.

No es la primera vez que la Virgen de la Caridad es sometida a trabajos de restauración y en esta ocasión el contraste con su anterior visión ha sido evidente pero no con tanto contraste como cuando fue sometida a estos trabajos hace unos 27 años, que fue cuando se le recuperó su policromía original, la cual se había oscurecido mucho con el paso de los años. Esta vez ha sido sometida a un análisis científico, que determinó que los principales problemas que presentaba estaban en el envejecimiento de sus materiales. Después se acometieron trabajos consistentes en una limpieza química, una reconstrucción de la capa de preparación y la fase de reintegración cromática.