“El beso surge en Roma al comprobar los hombres si sus mujeres habían bebido”

“El beso surge en Roma al comprobar los hombres si sus mujeres habían bebido”

Víctor Navarro desvela ese origen en el artículo que ha escrito en el vigésimo sexto número de la...

Mar de Cristal se abona al buen ritmo

Mar de Cristal se abona al buen ritmo

La playa cartagenera, que en julio abrió los conciertos de verano en las playas que organiza el...

“¿Lo verán mis nietos?”

“¿Lo verán mis nietos?”

Los vecinos de Estrella de Mar, Los Urrutias, Punta Brava y El Carmolí han vuelto a salir para...

"La copla cuenta verdaderas historias de vida"

"Lo que queda claro en la copla es que da igual donde la escuches, cuando o acompañado de quien,...

Con un sólo clic puedes saber el estado de las playas

Con un sólo clic puedes saber el estado de las playas

Estamos en verano y siempre apetece un baño, pero no está de más saber en qué situación se...

  • “El beso surge en Roma al comprobar los hombres si sus mujeres habían bebido”

    “El beso surge en Roma al comprobar los hombres si sus mujeres habían bebido”

  • Mar de Cristal se abona al buen ritmo

    Mar de Cristal se abona al buen ritmo

  • “¿Lo verán mis nietos?”

    “¿Lo verán mis nietos?”

  • "La copla cuenta verdaderas historias de vida"

  • Con un sólo clic puedes saber el estado de las playas

    Con un sólo clic puedes saber el estado de las playas

 

  

 

 

 

Triunfal tarde de Pencho Solano en La Palma

El rejoneador de Alumbres cortó cuatro orejas y dos rabos en el festival celebrado dentro de las fiestas palmesanas en una plaza portátil que casi agotó sus localidades y en la que también participaron el portugués Joao Rivero Telles y el lorquino Francisco José Alcaraz, además de la primera actuación en la comarca de los forcados de Portalegre.

 

 

 

 


Los festivales taurinos son muy escasos en Cartagena, por lo que la celebración de una cita de rejoneadores en La Palma, dentro de sus fiestas patronales, era casi algo novedoso y tuvo un éxito de convocatoria, con casi lleno en la plaza portátil.



Con buenos y manejables novillos de Flores Tassara, tres fueron los rejoneadores que saltaron al albero. El lorquino Francisco Alcaraz saldó su tarde con silencio en el primer novillo, el portugués Joao Rivero Telles conquistó una oreja y el cartagenero Pencho Solano recibió dos orejas y rabo. La segunda parte fue la mejor, pues los tres merecieron las dos orejas y el rabo de sus respectivos animales y se sucedieron las ovaciones del público ante el artístico éxito.



La novedad para los aficionados fue la presencia del grupo de forcados de Portalegre. Se trata de una suerte tradicional en los festivales taurinos portugueses, en los que un grupo de mozos esperan en pie sobre la arena la embestida del toro. Uno, el forcado de cara, se coloca al principio de la fila y recibe al animal, mientras que el resto ayudan a inmovilizar al astado.

Destacar también la presencia en la grada de unos trescientos integrantes de las peñas de seguidores de Pencho Solano de Cartagena y de La Unión, que presiden, respectivamente, Alberto Castaño y Enrique Solano Hernández.