La incombustible llama interna del instituto Isaac Peral

Unos doscientos antiguos alumnos mantuvieron un emotivo reencuentro en el cincuenta aniversario del centro junto con docentes y directores, protagonizando una velada muy agradable cargada de tertulias y recuerdos.

 

Antonio Sánchez, quien fue director del centro durante casi tres décadas cruza aplausos con los asistentes


"Uno es de donde ha hecho el bachillerato". La frase de Max Aub la lanzó anoche José Martínez Hernández, durante su alocución a los asistentes a un cumpleaños muy especial, pues el segundo instituto en la historia de Cartagena sopla 50 velitas. Por sus aulas han pasado (y seguirán pasando) miles de alumnos y una muestra de diferentes etapas se dio cita anoche en los salones del Real Club de Regatas de Cartagena.


Coincidieron estudiantes del bachiller, del 'Preu' (curso preuniversitario), del BUP (Bachiller Unificado Polivante), del COU (Curso de Orientación Universitaria) y de otras denominaciones que ha tenido en nuestro país esta etapa. También confluyeron alumnos sólo tenían los itinerarios de ciencias o letras y los que después también han tenido la opción de las artes. La mayoría de asistentes eran varones, algo lógico, pues durante años el Isaac Peral fue el instituto masculino (salvo en nocturno, que era mixto) y el Jiménez de la Espada fue el instituto femenino, situación que el año de los años ha alterado en la normalidad de la igualdad de géneros.

Estaba una representación de los pioneros alumnos, que llegaron procedentes del Jiménez de la Espada, que hasta el curso 1968-69 había sido el único instituto. Unos comenzaron el bachiller en el Isaac Peral, mientras que otros eran los últimos del 'preu'. Fue una noche de recuerdos, de anécdotas y de reencuentros. Se dieron casos de quienes llevaban décadas sin verse y al principio costaba encuadrar su rostro actual con el del otrora compañero de aula. También conocimos un caso, el de José Marín, que vino desde Luxemburgo, donde reside, a vivir esta agradable velada.

José Martínez, a quien le queda un mes en el cargo de director, resaltó que siempre ha aprendido de sus antecesores y que la enseñanza pública "ha permitido formar a cualquier hijo de vecino", además de recordar que este aniversario también abarca los 150 años del bachiller en Cartagena y los 70 del bachillerato nocturno. "La primera denominación fue Instituto Municipal de Segunda Enseñanza en 1869, se llamó instituto García Lorca hasta la Guerra Civil, para después pasar a denominarse Instituto Nacional de Enseñanza Media antes de recibir el nombre del ilustre marino e inventor cartagenero Isaac Peral, que es el que conserva", recordó, añadiendo que durante 150 años "se ha instruido a muchos jóvenes, algunos excepcionales" y que a partir de ahora "hay que mirar al futuro sin renunciar a la historia".

Dos de sus antecesores en el cargo también hablaron esa noche. Primero lo hizo Antonio Gil San Juan, director entre 1970 y 1979 de un instituto en el que encontró a su 'media naranja'. Antonio Sánchez Franco, quien dirigió el centro entre 1983 y 2011, afirmó que en cada alumno que ha pasado por el Isaac Peral "hay una anécdota" y que los profesores "hemos dado todo lo que teníamos, consiguiendo al final llevarnos su cariño".

El siguiente capítulo fue la entrega de placas de agradecimiento a antiguos alumnos y profesores que han participado en las conferencias organizadas con motivo del aniversario, bastantes de los cuales han logrado tener su parcela de protagonismo en diversos momentos de la sociedad cartagenera. Cerró una placa sorpresa a Ana Pastor, en gratitud por la coordinación en la preparación de los actos del aniversario.

La cena-gala, que fue presentada por María José Fernández, jefa de estudios, tuvo como epílogo la continuación de tertulias. Un detalle importante. Entre tanta charla apenas se veían teléfonos móviles en las manos. El protagonismo era, indudablemente, volver a estar centrados en aquellos compañeros con los que la llama del Isaac Peral siempre estará encendida.  


 

Noticias relacionadas:

50 aniversario Isaac Peral: De ayer y hoy para el mañana