Vicente Villar recibió el galardón de 'Bizarro del año'

Vicente Villar recibió el galardón de 'Bizarro del año'

El presidente de la Hospitalidad de Santa Teresa recibió la distinción de la Hermandad de...

Lobetanos solidarios

Lobetanos solidarios

La tropa carthaginesa de Mercenarios de Lobetania celebró su tradicional cena de Navidad, que la...

Solidaridad cofrade en blanco y morado

Solidaridad cofrade en blanco y morado

Las cofradías del Resucitado y del Nazareno ha llevado a cabo las jornadas de recogidas de...

'Tentempié de pescadores'

'Tentempié de pescadores'

Fue el nombre de la actividad desarrollada en el Mercado de Santa Florentina, dentro del programa...

El Ayuntamiento aúna esfuerzos para llevar la Navidad a todos los rincones del municipio

El Ayuntamiento aúna esfuerzos para llevar la Navidad a todos los rincones del municipio

El Ayuntamiento de Cartagena ha presentado  la programación de actividades para la Navidad...

  • Vicente Villar recibió el galardón de 'Bizarro del año'

    Vicente Villar recibió el galardón de 'Bizarro del año'

  • Lobetanos solidarios

    Lobetanos solidarios

  • Solidaridad cofrade en blanco y morado

    Solidaridad cofrade en blanco y morado

  • 'Tentempié de pescadores'

    'Tentempié de pescadores'

  • El Ayuntamiento aúna esfuerzos para llevar la Navidad a todos los rincones del municipio

    El Ayuntamiento aúna esfuerzos para llevar la Navidad a todos los rincones del municipio

 

  

 

 

 

La falcata de Magón se resistió a entregar Qart-Hadast

La batalla el Annus XXIX ofreció un renovado guión en el que se coló un imprevisto del directo cuando la espada del gobernador de la plaza no pudo ser sacada de su funda en el momento de la rendición ante Escipión.+

  • Se agotaron todas las localidades para contemplar una nueva escenografía alrededor de un guión que, por primera vez, ofreció numerosas frases de arengas en latín. 
  • MACROGALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)


El fondo es la batalla de siempre, pero la forma se renueva. En esta ocasión, la cirugía estética introducida por los componentes de la mesa de batalla, que forman ambos bandos, mostró aires renovados, que gustaron a unos y no tanto a otros,  como se produce ante cualquier innovación.



Antes del inicio se registró el primer éxito, pues todas las localidades estaban agotadas y pudimos contemplar a muchas personas preguntando por entradas. La batalla sigue siendo el acto estrella de Carthagineses y Romanos.

Ahora vamos al escenario. Sobre el suelo de la Cuesta del Batel de siempre, la distribución fue otra. Hubo gradas con localidades en tres laterales y los combates cambiaron su sentido, pues esta vez los romanos atacaban a unos carthagineses que los esperaban bajo la muralla. Esto gustó más a las personas ubicadas en los laterales que en la zona más amplia, donde la escena la tapaban las espaldas de los combatientes. Otra novedad fue el uso de bastantes palabras en latín cuando Escipión se dirigía a sus legiones y que están rescatadas de la propia historia.

Enseguida comenzó el desarrollo de la obra que dirige Gerardo González. La sipnosis comienza con los ciudadanos de Qart-Hadast haciendo su vida normal hasta que llega la caballería romana destrozando el mercado público y portando las cabezas de los emisarios que habían salido en busca de refuerzos para defender la ciudad. No habrá auxilio y tendrán que ser las dos mil personas que están dentro de las murallas las que planten cara a los ánimos conquistadores de veinte mil romanos.

Tras el prólogo, nos situamos en el tramo más bélico, aunque antes se produce una entrada de legiones, que lo han hecho con marcialidad y de una forma diferente a otros años, que ha gustado mucho. Escipión habla entonces con Cayo Lelio, su almirante, sobre la forma de atacar la ciudad púnica, para a continuación dirigirse al gobernador del sitio, Magón Giscón, y proponerle una rendición que el carthaginés no contempla. ¡Guerra, guerra, guerra!

Llegan las arengas de Escipión y Magón, respectivamente, a los suyos, pues para entonces ya han hecho acto de presencia en el campo de batalla una feroces fuerzas carthaginesas.



Comienzan las embestidas. Intentos fallidos de escalar la muralla defendida con piedras, flechas y aceites. Magón se crece y ordena a los suyos salir a campo abierto en el istmo que separa la ciudad de la península. “¡Muerte, muerte!”. La suicida decisión se salda con fracaso y ahí comienza la cuenta atrás hacia la entradad de Publio Cornelio Escipión en Qart-Hadast. En el decisivo ataque (todo sucedió en el mismo día), los legionarios llevan una acción de despiste mientras que las fuerzas navales entraban por otro lado. Ahí acabó todo. “¡Victorum!”.

El epílogo ha sido la entrega de la ciudad por parte de Magón a Escipión, pero esta vez con una simpática anécdota. No había manera de sacar la falcata de su funda. “Cosas del directo”, ha dicho un gobernador que empezaba a apurarse más por esa circunstancia que por perder la ciudad. Un legionario de Massalia ha acudido a ayudarlo, pero no había manera. Entonces, Magón ha optado por entregar la falcata con funda incluida, pero otro festero ha llegado a tiempo para reemplazarla por otra.  Por fin, Roma ha conseguido de forma oficial su objetivo.

La escena final ha sido la de todos los carthagineses y romanos unidos en pos de ofrecer un buen espectáculo. “¡Aquí tenéis a vuestros héroes!”.



 


  • Imágenes de libre disposición siempre que sea para un uso saludable y que no perjudique a las personas que figuran en la fotografía. No está autorizada la publicación en revistas, diarios digitales y similares sin la autorización del autor, arriesgándose acciones legales la persona que no respete esta premisa. Es obligatorio reseñar la autoría, en este caso: cartagenadehoy.com - También se pueden adquirir a mayor calidad y en papel profesional de fotografía (no descolore) a precios muy módicos * 21DEhoy agenCYA - Telf. 608 48 90 63