Romanos a paso ligero

A pesar de que el Desfile de la Victoria tras la gran batalla entre carthagineses y romanos se hizo esperar media hora, las legiones romanas una vez arrancaron en la plaza del Ayuntamiento, enfilaron camino hacia el campamento festero a paso bien ligero.


La agilidad, que no la puntualidad, está siendo una de las principales características de los actos de las fiestas de Carthagineses y Romanos, y eso es precisamente lo que las 25 legiones han querido materializar en el desfile que ha tenido lugar tras la batalla en la que han vencido a las tropas carthaginesas y se han hecho con el control de la ciudad.

Con su paseillo, en el que no han faltado las coreografías de algunos grupos, las legiones han llevado toda la actividad festera del último viernes de festejos al campamento festero, donde han continuado con la celebración.