Uno de cada cinco designados para mesas electorales solicita su relevo

La junta electoral de Cartagena presenta unas cifras muy similares a las que se dan a nivel nacional. Sobre el veinte por ciento de los elegidos para ser presidentes y vocales suelen pedir ser sustituidos, siendo compromisos profesionales los principales. La mayoría de personas de etnia gitana suele alegar problemas para leer y escribir, mientras que en los de origen magrebí sucede algo similar con los más adultos, pero no con las nuevas generaciones.



El juzgado de Instrucción número 5 de Cartagena es el que lleva este año la junta electoral de zona de los municipios de La Unión, Fuente Álamo, Mazarrón y Cartagena para las elecciones de municipales, autonómicas y europeas del próximo domingo, prorrogándose en esta ocasión la labor que llevó a cabo con los comicios nacionales del 28 de abril.

La junta electoral tiene diversas funciones durante los procesos electorales. Entre ellos figura asegurar que los puestos de presidente y vocales de las mesas electorales estén cubiertos en cada comicios. Cabe recordar que los elegidos perciben por la jornada 65 euros.

Una de las situaciones más habituales es solicitar ser relevado en esa función. Está, al igual que en la media del resto del país, en torno al 20%. La mayoría expone motivos laborales en caso de autónomos, pues si se trabaja por cuenta ajena es obligación de las empresas facilitar el día libre. También hay un ramillete de motivos personales, como un viaje programado o las celebraciones, siendo la más habitual en estas fechas las de primeras comuniones.

Llamó la atención en los comicios del 28A la escasa presencia de personas de etnia gitana en las mesas electorales. El motivo, al parecer, está en que los seleccionados solicitan el relevo alegando que no saben leer ni escribir bien. En el caso de la población extranjera, ese motivo también se suele plantear por personas de unos cuarenta años hacia arriba de la población de origen magrebíe. Sin embargo, en las nuevas generaciones no hay problemas para estar en las mesas.