El Carnaval estrena hoy su renovado programa

El Carnaval estrena hoy su renovado programa

Un pasacalles anuncia esta tarde por la arteria principal del casco histórico el comienzo de la...

Cartagena de Hoy se tiñe de Carnaval

Cartagena de Hoy se tiñe de Carnaval

Hoy comienza el Carnaval de Cartagena 2019 y, como estamos demostrando desde los días previos, el...

Subvención para la asociación ‘Zancadas sobre Ruedas’ para acercar el deporte a personas con movilidad reducida

Subvención para la asociación ‘Zancadas sobre Ruedas’ para acercar el deporte a personas con movilidad reducida

La Comunidad ha concedido una subvención de 8.000 euros a la asociación deportiva ‘Zancadas...

Los Belones ultima el programa de sus fiestas patronales

Los Belones ultima el programa de sus fiestas patronales

El preludio estará en la elección de reina el seis de abril, la cual será coronada en una gala que...

Siete chicas lucharán por el trono carnavalero

Siete chicas lucharán por el trono carnavalero

Luisa Ángel Blaya y Eva Mateos García (Aradia), Estefanía Sánchez García y María del Pilar Vidal...

  • El Carnaval estrena hoy su renovado programa

    El Carnaval estrena hoy su renovado programa

  • Cartagena de Hoy se tiñe de Carnaval

    Cartagena de Hoy se tiñe de Carnaval

  • Subvención para la asociación ‘Zancadas sobre Ruedas’ para acercar el deporte a personas con movilidad reducida

    Subvención para la asociación ‘Zancadas sobre Ruedas’ para acercar el deporte a personas con...

  • Los Belones ultima el programa de sus fiestas patronales

    Los Belones ultima el programa de sus fiestas patronales

  • Siete chicas lucharán por el trono carnavalero

    Siete chicas lucharán por el trono carnavalero

 

  

 

 

Pozo Estrecho: Medio siglo de pelotas... y más allá

Sucedió en 1969. Lo que era un manjar con el que se obsequiaba a los jerifaltes en las fiestas de San Fulgencio, la entonces recién creada asociación de vecinos decidió abrir su degustación a todos los vecinos y visitantes. Fue una decisión revolucionaria que se ha convertido en todo un acontecimiento popular. Hoy, con más de 20.000 pelotas gallileas repartidas, ha tenido lugar un brillante cincuenta aniversario que anhela conseguir antes de la siguiente edición la Declaración de Interés Regional, gestión en la que la asociación vecinal está dispuesta a coger el testigo si no fructifica la gestión municipal.


María Ortega Quesada, con 82 años, es (posiblemente) la cocinera más veterana del gran festín galileo



Pozo Estrecho celebra hoy a San Fulgencio, su patrón, y lo hace con una jornada que combina la cultura (II Feria del libro), la religiosidad (misa y procesión con el santo) y su enseña más popular, la pelota galilea, ese sabroso relleno de picadillo de carne de cerdo, longaniza y otros elementos que surgió en las cocinas de nuestras abuelas y que sigue en primera línea gastronómica gracias, especialmente en nuestra comarca, a los inquietos vecinos galileos que se vuelcan en esta jornada con una gran riqueza de variantes del mismo plato, pues cada cocinera (o cocinero, pues algunos varones ya se han sumado) tiene su particular sello en la elaboración.

Otro aspecto a destacar en la jornada de hoy en el ferial huerto de Paco Saura ha sido ver la presencia de diferentes generaciones sirviendo los platos desde las grandes ollas. También han estado una amplia representación del elenco político, apuntándose algunos a servir esos cazos que se adquirían, junto a una naranja, por un euro.

Debido a que no ha coincidido con sábado o domingo, ha sido una edición con mucha gente, pero sin llegar a ser agobiante, lo que han agradecido los comensales. La cifra de pelotas distribuidas podría estar en unos veinte mil surgido de 250 kilos de picadillo que ha entregado la asociación vecinal, la misma cifra del pasado año.

El origen
Cuando se llega a un aniversario especial, como es el medio siglo, conviene girar la mirada hacia atrás y recordar el origen de esta tradición, la más longeva de la Región, pues las también populares de Patiño cuenta con veinte años menos.

Javier Lorente, que fue el presidente de la Asociación de Vecinos San Fulgencio de Pozo Estrecho, donde estuvo con diferentes cargos durante dos décadas, tiene contrastado su origen, pues además de su familia y amigos, fue el mandatario vecinal en la trigésima edición, que reunión a los presidentes anteriores, entre los que estaba Antonio Campos Saura, quien estuvo al frente de la directiva que tomó la decisión de abrir la degustación de pelotas al pueblo.

Una ley impulsada por el entonces ministro Manuel Fraga en 1964 fue la base de la creación de las asociaciones de vecinos en España, siendo en 1967 cuando se crearon las primeras en Cartagena, entre las que figuraba la de Pozo Estrecho. Al año siguiente fue cuando Campos y su equipo acordaron extender las pelotas que se ofrecían al alcalde, al gobernador provincial y a personalidades de relevancia del pueblo. "Fue una decisión revolucionaria", apunta Lorente respecto a que tuvo críticas y elogios, pero que fue enraizando con fuerza a nivel popular, siendo la asociación vecinal la organizadora hasta hace unos diecisiete años, siendo ahora la Asociación Lúdico Festiva la encargada con el apoyo del colectivo de amas de casa y vecinas.

El objetivo ahora es que esta tradición reciba la declaración de Interés Turístico Regional. El ayuntamiento de Cartagena cogió la bandera para este fin, pero, al parecer, no ha llegado a buen puerto en este tiempo. "Si vemos que no se avanza, desde la asociación de vecinos estamos dispuesto a ponernos manos a la obra en la preparación de la documentación para conseguirlo ante la Comunidad Autónoma", apunta Sonia Montoya, actual presidenta de la asociación de vecinos.

Tras el reparto de pelotas y el gran campamento de mesas y tertulias que se ha formado, la jornada también ha incluido la inauguración de la calle que lleva el nombre de Pedro Fructuoso y la celebración de una misa con posterior procesión con el patrón.

¿Quién fue San Fulgencio?
Desde el Obispado se informa someramente sobre quién era el patrono de Pozo Estrecho y de la diócesis de Cartagena:

Al principio de la era visigótica gobernaba en Cartagena el Duque Severiano, que recibió de su madre la fe católica. Severiano se casó en Cartagena con Teodora y tuvieron por hijos a San Leandro, San Fulgencio, Santa Florentina y San Isidoro. San Fulgencio (546-621) fue un admirable erudito que destacó por su bondad de carácter, claridad de palabra y virtud. Ocupó dos veces la silla episcopal de Cartagena y una la de Écija.
 
En 1594, a instancias del Obispo Don Sancho Dávila y con el beneplácito del rey Felipe II, llegaron a la ciudad de Murcia parte de las reliquias de San Fulgencio y de Santa Florentina, provenientes de Berzocana en Cáceres donde reposaban sus cuerpos. Recibidas en solemne procesión desde la Villa de Espinardo, en la que habían permanecido algunos días, fueron depositadas en el altar mayor de la Catedral para su veneración.
 
Los huesos del que desde entonces es patrono de la Diócesis se han custodiado en diversas urnas, siendo la más suntuaria de todas ellas la que en el siglo XVIII costeó el racionero de la Catedral Julián Marín y Lamas y ejecutó el platero Rafael Proens. El incendio de 1854 afectó casi en su totalidad al altar mayor, fundiéndose el arca-relicario. A iniciativa del Obispo Mons. Mariano Barrio y del Cabildo Catedralicio, y recurriendo a la mediación de Antonio María Claret, confesor de la Reina Isabel II, se encargó a Víctor Pérez, platero de la corte, la actual urna para colocar los huesos de San Fulgencio rescatados tras el incendio.


Imágenes de libre disposición siempre que sea para un uso saludable y que no perjudique a las personas que figuran en la fotografía. No está autorizada la publicación en revistas, diarios digitales y similares sin la autorización del autor, arriesgándose acciones legales la persona que no respete esta premisa. Es obligatorio reseñar la autoría, en este caso: cartagenadehoy.com - También se pueden adquirir a mayor calidad y en papel profesional de fotografía (no descolore) a precios muy módicos © 21DEhoy agenCYA - Telf. 608 48 90 63