• Europa y Egipto recorren el colegio Luis Calandre

    Europa y Egipto recorren el colegio Luis Calandre

  • La Semana Santa de 2019 fija un récord de procesiones suspendidas por la lluvia

    La Semana Santa de 2019 fija un récord de procesiones suspendidas por la lluvia

  • La alegría de la Resurrección también brota del lamento

    La alegría de la Resurrección también brota del lamento

 

  

 

 

Liberadas tres tortugas bobas que fueron encontradas enredadas en sedales y plásticos en playas de La Manga y Cabo de Palos

Tres ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) fueron liberados hoy durante una jornada de concienciación ambiental en el Parque Regional de Calbanque, Peña del Águila y Monte de las Cenizas. Las tortugas se trataron en el Centro de Recuperación de Fauna de El Valle, después de que se encontraran con plásticos y sedales enredados en sus aletas el pasado mes de septiembre.


En concreto, dos fueron localizadas por miembros de Protección Civil en la playa de La Galúa, en La Manga, mientras que la tercera fue recogida por el equipo de vigilancia de la Reserva Marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas.

 

La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, asistió hoy a la puesta en libertad de los tres ejemplares de esta especie, catalogada como vulnerable en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. “La recuperación y puesta en libertad de un animal es siempre una buena noticia, pero en este caso hablamos además de una especie que estuvo prácticamente desaparecida de las costas españolas y que, por suerte, en los últimos años, ha vuelto a hacer acto de presencia en las costas de la Región durante la época del desove”, señaló Consuelo Rosauro.

 

Cuando ingresaron en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, los tres ejemplares, todos ellos jóvenes, presentaban profundas heridas en las extremidades atrapadas, y en uno de ellos fue necesaria la amputación total de la aleta posterior izquierda.

 

Las tortugas han permanecido ingresadas en las instalaciones del Centro entre 15 días y un mes, donde han recibido una terapia a base de antibióticos y antiinflamatorios para evitar infecciones y restaurar el riego sanguíneo en las extremidades lesionadas. Además, se les sometió a otra terapia tópica con el objetivo de curar las graves laceraciones provocadas por los sedales y los plásticos hasta que su evolución positiva ha permitido su reintegración al medio natural.

 

Parte de la alimentación de las tortugas durante su tratamiento procedía de un decomiso de pescado por venta ilegal realizado por el Servicio de Pesca y Acuicultura de la Dirección General de Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuicultura.

 

Antes de ser liberadas, las tortugas fueron marcadas con transmisores satelitales por personal científico de la Fundación Oceanográfic de Valencia y con una marca metálica en la aleta derecha y un microchip subcutáneo, lo que permitirá identificar a los animales de manera individual en caso de ser ‘recapturado’ en algún momento de su vida y recopilar así valiosa información sobre aspectos importantes para la conservación de esta especie, como su demografía, movimientos o las amenazas globales que la afectan.

 

La Red de Voluntariado de Tortugas Marinas

En la jornada de concienciación ambiental participaron también las asociaciones integradas dentro de la Red de Voluntariado de Tortugas Marinas de la Región de Murcia, entre ellas, miembros de la Asociación de Vecinos Las Cobaticas-La Jordana, de la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) y de la Asociación Calblanque.

 

Desde el año 2016 estas entidades colaboran con la Dirección General de Medio Natural en una campaña de concienciación dirigida a los bañistas sobre la vulnerabilidad de la tortuga boba (Caretta caretta) y dan unas pautas sobre cómo actuar en caso de que se detecte un intento de anidación.

 

En el marco de esta campaña, y a lo largo de los meses de junio, julio y agosto, un total de 35 voluntarios han participado en recorridos matutinos en las playas de Calblanque para tratar de identificar posibles intentos de nidificación, mientras que otras 170 han asistido a las charlas formativas organizadas por la dirección general.