Los accesos de vehículos a Calblanque se han reducido un 90% desde 2013

Este sábado arranca el dispositivo ‘Calblanque 4.40’, de regulación de accesos a la playa, que cada año es utilizado por una media de 50.000 personas y que solo el pasado verano evitó la entrada de más de 16.500 vehículos a motor.


El sistema de regulación de accesos al Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila ha logrado reducir en un 90 por ciento el número de vehículos desde el año 2013. El dispositivo, denominado ‘Calblanque 4.40’, arranca este fin de semana y se mantendrá activo tanto este como el último fin de semana de junio. A partir del sábado 6 de julio, el dispositivo estará en funcionamiento de manera diaria para reducir el impacto ambiental en este espacio protegido durante el periodo estival.
 
El servicio de autobuses, que  estará en funcionamiento hasta el 1 de septiembre desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche, facilitará el acceso a las playas de este Parque Regional a través de dos líneas de autobuses, una hacia el sector este (playa de Calblanque, Arturo y Magre) y lo otra hacia el oeste (playa Larga y Negrete). El coste del billete será de tres euros, ida y vuelta, aunque existen descuentos para menores de 12 años, mayores de 65, familias numerosas, poseedores del carné de estudiante, desempleados o personas con discapacidad, mientras que para los menores de tres años el acceso es gratuito.
 
Durante este periodo, se limitará el acceso de vehículos a motor al área de playas a partir de las 9 de la mañana y el estacionamiento en horario nocturno en estas zonas por motivos de conservación.
 
La directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, destacó que este sistema “se ha convertido en un ejemplo de gestión eficiente y sostenible que ha contribuido al equilibrio entre la conservación de un espacio natural de una gran riqueza ambiental, biológica y paisajística como el Parque Regional de Calblanque y su uso y disfrute de una manera responsable. Los turistas, bañistas y visitantes, además, han comprendido el objetivo de estas medidas y las encuestas que se realizan cada verano muestran cada vez una mayor satisfacción de los usuarios”, señaló Consuelo Rosauro.
 
El dispositivo, que cada año usan de media 50.000 personas, evitó,  solo el pasado año, la entrada de 16.500 vehículos de motor al Parque Regional, lo que a su vez ha logrado disminuir el polvo en suspensión que puede afectar a la flora, los atropellos de fauna, las afecciones sobre los hábitats o el riesgo de incendios y ha contribuido además a reducir las emisiones de CO2.
 
Por otro lado, en los días laborables de la semana del 24 de junio y 1 de julio, así como en los fines de semana y festivos de septiembre hasta el 13 de octubre, seguirá operativo el denominado “dispositivo adicional de ordenación de accesos” que comenzó el pasado 18 de abril. En estas jornadas un equipo de vigilancia se encargará de supervisar el acceso y  estacionamiento de  los vehículos a motor al área de playas de forma que no se supere la capacidad de carga ni se produzcan afecciones a los valores naturales de este Espacio Natural Protegido.