El Rey supervisa en Cartagena el ejercicio de rescate submarino en el que participa la marina argentina y un buque francés

El buque de salvamento francés Loire y observadores de la marina argentina con experiencia en el rescate del submarino ARA San Juan, ocurrido en noviembre de 2017 y en el que fallecieron 44 personas, están participando en Cartagena en el ejercicio de rescate de salvamento y rescate de submarinos Cartago 19, que este viernes ha contado con la presencia del Rey Felipe VI. 


Durante su visita al Arsenal de Cartagena, el Rey ha podido conocer la situación de los medios de salvamento y rescate de submarinos disponibles en la actualidad y en el futuro. 

El ejercicio de rescate de submarino Cartago se realiza anualmente para comprobar el material y los medios y procedimientos disponibles para asistir y extender la vida de los supervivientes del accidente submarino hasta la llegada de los medios de rescate o escape. 

El ejercicio que ha podido presenciar Su Majestad consistía en que en el edificio del tanque de escape unos submarinistas han ido saliendo a modo de escape libre desde una cámara presurizada a 10 metros de profundidad. 

Tras presenciar la salida del tanque de rescate, el Rey ha embarcado en el submarino Tramontana, donde se le han mostrado los medios de supervivencia a disposición de la dotación del submarino y los lugares donde se refugian los supervivientes en el submarino hasta la llegada de los medios de rescate. En su interior existen dos cámaras de refugio totalmente equipadas con comida, agua y artículos de primera necesidad para sobrevivir durante 72 horas en las peores condiciones. 

Según el capitán de corbeta Francisco Payán, para poder rescatar a un submarino, el siniestro de éste debe producirse “en aguas rescatables” y a una profundidad para la que tengan medios para proceder a ese rescate. Para ello ha señalado que actualmente disponen de medios para asistir al submarino a 180 metros de profundidad. 

Payán ha recordado que en la base de submarinos de Cartagena hay tres S-70, el Galerna, Mistral y Tramontana, “totalmente operativos, que trabajan en un entorno ostil en el que los riesgos son altos”, motivo por el que realizan este tipo de ejercicios ara “afrontar con garantías” los problemas que puedan suceder. 

Por último, el Rey ha visitado el buque de salvamento y rescate Neptuno, que es un buque de salvamento y rescate de la Armada española, para comprobar los medios con los que asistiría al submarino accidentado. 

Este ejercicio ha contado con una fase de simulación en la que se simula el accidente de un submarino y las distintas reacciones que deben seguir los Estados mayores y unidades involucradas, una fase en la que se comprueban los medios disponibles para extender la vida de los supervivientes a bordo hasta la llegada de los medios de rescate; la parte final consiste en el reflotamiento del submarino. 

El ejercicio Cartago 19 se desarrolla en aguas cartageneras hasta el 31 de mayo. En él participan 7 buques, un helicóptero, un avión y varios vehículos de rescate, además de medios de salvamento y rescate de la Dirección General de la Marina Mercante, una aeronave del Ejército del Aire y un buque de salvamento de submarinos de la Armada Francesa con el objetivo de mostrar la interoperaboilidad entre medios nacionales, civiles y extranjeros.