Dan a conocer los descubrimientos en la fachada de Santa María de Gracia

Los trabajos que se están llevando a cabo en la fachada principal de la iglesia de Santa María de Gracia en Cartagena inician en este mes de enero la fase más importante. Tras la retirada de las campanas para proceder a su limpieza y restauración, comenzaron los trabajos previos de análisis, caracterización y lectura de los paramentos, que han dado como resultado la existencia de restos de la configuración original de gran parte de los muros, cornisas y algunas otras decoraciones, todas ellas ejecutadas en ladrillo visto. Se trata de fábricas que, inequívocamente, se construyeron para quedar vistas, por lo que los técnicos que dirigen los trabajos han presentado una propuesta de recuperación de todo el ladrillo de la fachada a la dirección general de Bienes Culturales.

Otro aspecto reseñable es que se han descubierto las cuatro hornacinas existentes sobre el primer nivel del plinto de las pilastras, que por razones desconocidas fueron tabicadas a ras de la fábrica de fachada.


El arquitecto Juan de Dios de la Hoz ha presentado hoy en la propia iglesia de Santa Maria de Gracia un resumen de estos trabajos y las principales conclusiones alcanzadas. La primera de ellas es que, al retirar el mortero que cubre el cien por cien de la fachada, se ha comprobado que por debajo existe una fábrica de ladrillo cara vista, pensada en su origen para mantenerse como acabado final. Se trata de una configuración muy habitual a partir del siglo XVIII, cuando se construían muros ejecutados enteramente con ladrillo, a base de piezas enteras y mediadas en las caras exteriores e interiores. La retirada de los morteros que cubrían la fachada (sobre todo los más recientes de cemento) deja a la vista estas piezas cerámicas de diferentes secciones, acabados y disposición constructiva. Algunas de ellas son de gran tamaño y calidad y, aunque el recubrimiento las ha deteriorado, aún se aprecian muchos de los detalles y matices que estos muros, pilastras y cornisas tenían en origen.

Durante la explicación, el arquitecto ha mostrado diversas imágenes de las catas en la fachada, donde aparecen los ladrillos cerámicos de tejar (manuales), colocados perfectamente con aparejos de tizón o de soga y tizón, sin prácticamente llagas (junta vertical) y con unos tendeles (junta horizontal) muy bien ejecutados a base de punta de paleta biselada en su parte superior. En las zonas más bajas, las juntas verticales de las llagas están un poco más abiertas y se aprecia perfectamente la huella de la paleta al efectuar el rejuntado rehundido en forma de triángulo. Además, todos los paños presentan un especial cuidado en la trabazón, para que las juntas verticales no coincidan en dos hiladas consecutivas, pero si lo hagan en hiladas no consecutivas, dando como resultado una fábrica precisa y regular. Así mismo, las pilastras, retropilastras, cornisas, arcos, sardineles, etc. están bien ejecutados, tanto en los casos enrasados respecto del plano de la fachada, como en los volados, o en los ladrillos moldurados.

Otro aspecto reseñable es que se han descubierto las cuatro hornacinas existentes sobre el primer nivel del plinto de las pilastras, que por razones desconocidas fueron tabicadas a ras de la fábrica de fachada. Al retirar estos tabiques, aparece la misma fábrica de ladrillo cara vista, con las llagas y tendeles muy bien conservados e incluso con restos de la pátina rojiza que probablemente se aplicó a toda la fachada. Esto ha servido para confirmar la horizontalidad de todas las hiladas, sin que se pierda ni se aumente ninguna, además de la buena ejecución de los dinteles a sardinel, jambas de ventanas, arcos de descarga, mechinales para apoyo de andamios, etc.

El resultado de todo ello se cotejó con fotografías antiguas del edificio y todo ello se ha trasladado a un plano de CAD, donde se ha señalado la propuesta de recuperación íntegra de todo el ladrillo. Dicha propuesta se envió a la Dirección General de Cultura y tras recibir la resolución positiva, se han iniciado los distintos tajos, comenzando por las zonas más altas y la torre.

Dado que la obra no se ha detenido y se continúa trabajando, en paralelo se está valorando la influencia que esta nueva propuesta pueda tener, si bien todas las partes involucradas confían en poder concluir la obra antes de la Semana Santa de este año, sin que ello suponga mayor precio o, al menos, se pueda reducir al mínimo el incremento económico que pueda significar.