• Los marrajos adelantan dos horas las procesiones de la madrugada

    Los marrajos adelantan dos horas las procesiones de la madrugada

  • Los marrajos agradecen la

    Los marrajos agradecen la "solidaridad" california para facilitar el posible adelanto del...

  • Magnos pasos de pasión california

    Magnos pasos de pasión california

 

  

 

 

"La Semana Santa necesita un casco histórico habitado y difundirla en la calle y en los colegios"

Tomás Martínez Pagán ofreció, durante 63 minutos, uno de los pregones que más ha conectado con el espectador en la historia de la Semana Santa de Cartagena, combinando su faceta de comunicador con el sentimiento y su "corazón cartagenero" dentro de una oratoria muy bien estructurada para decir mucho de forma consisa dentro de un hilo conductor cofrade y una amena puesta en escena que enriqueció con la música en directo e imágenes.


El pregón ofrecido anoche en una abarrota sala Isidoro Máiquez por Tomás Martínez Pagán queda, posiblemente, en el olimpo de los mejores llevados a cabos en la Semana Santa. Quizás vierto esta palabras desde la admiración que proceso a este agitador social (en lo positivo) de esta tierra, pero es que cuanto más lo contemplo más convencido estoy de que es de las personas que se necesitan para emprender empresas, aventuras o, simplemente, avanzar hacia el futuro de forma colectiva ("Si quieres ir rápido ve solo, pero si quieres llegar lejos ve acompañado", frase basada en un proverbio chino).

Ahora me centro en el pregón de anoche. Sentimiento hubo y mucho, tanto que en algún momento tuvo Tomás Martínez Pagán que plantarle cara para que no alterase su oratoria. Ensalzamiento de la Semana Santa no faltó, en absoluto, como tampoco rescatar del pasado, y con recuerdos cargados de cariño, los hábitos, tertulias y tapas que quedaron atrás. Destaco especialmente dos aspectos básicos en un pregón. Por un lado, la capacidad comunicadora del pregonero. Muchas veces no es cuestión de saber más, sino de saberlo transmitir. Por otro, la puesta en escena, que en este caso refuerza lo anteriormente dicho, como comentaron los asistentes con los que tuvimos ocasión de recabar su parecer. No fue hablar y hablar, pues la música en directo de banda de música y la saeta de Lola Cayuela iba salpicando un discurso muy bien estructurado en el que el recorrido por cada cofradía y sus agrupaciones también servía para dar 'puntadas con hilo' con otros temas, con unos planteamientos por parte de Tomás Martínez Pagán a los que pocos le pueden poner 'peros' y muchos sí darle la razón.

Que la ciudad de Cartagena se está despoblando no es algo nuevo. Este diario lo viene publicando los últimos años con artículos referentes a una población que emigra con una media de quinientas personas hacia los 'olvidados' barrios y diputaciones. Martínez Pagán aboga porque se recupere la habitalidad del casco histórico con actuaciones, lo que sería muy positivo para la Semana Santa, al igual que "salir a la calle e ir a los colegios a explicar cómo es nuestra Semana Santa", al igual que las cofradías deben trabajar con las nuevas tecnologías para difundir nuestras procesiones.

También, además de recordar sus primeros contactos con la Semana Santa y su progresión posterior ("hubo dudas sobre mí cuando me incorporé a la Cofradía del Resucitado") hasta alcanzar el cargo de hermano mayor, con se mostró satisfecho con la recuperación de la Cruz de Mayo ("es también una manera de hacer cofradía") y lamentó que no prosperasen los objetivos que se fijó con la Junta de Cofradías, como conseguir el Museo de la Semana Santa. Se refirió a las cofradías "del siglo XXI" como "pequeñas y medianas empresas" con personal contratado, recursos económicos y con una actividad se centra todo el año en las procesiones ("deben estar vivas todo el año"), resaltando lo importante que es "la gestión" e, incluso, disponer de un gabinete de comunicación.



De estos desfiles pasionarios también hizo un llamamiento claro: "No hay que bajar la guardia y hay que ser estricto con las singularidades que identifican nuestros desfiles, aunque suponga un mayor sacrificio para los penitentes. Lo esencial no se toca, sino que se potencia, se conserva y se mima". No se olvidó de potenciar la auténtica razón de ser del sentimiento ("para algunos la Semana Santa son sólo vacaciones") y de la labor de caridad ("hay que trabajarla como cristianos que somos") que se lleva a cabo, como tampoco emprender objetivos importantes. "Hay que implicar a las multinacionales y que formen equipo con Ayuntamiento y cofradía para trabajar en grandes proyectos". Dijo mucho más desde su "corazón cartagenero", por lo que se debe escuchar el pregón íntegro en el vídeo adjunto.   

El acto, con asistencias de los principales representantes políticos de la Región, fue abierto con palabras de la alcaldesa, Ana Belén Castejón, a la que sucedió Francisco Pagán, como presidente de la Junta de Cofradías, glosando la trayectoria del pregonero y de la Nazarena Mayor, María Consolación Pavía Galán, quien también dirigió unas palabras que recogían su fuerte sentimiento procesionista y su gratitud por el nombramiento. La alcaldesa entregó una placa y un escudo de oro a Tomás Martínez Pagán, y el tradicional broche y placa a la nazarena.