La más joven, la más femenina

Los californios lucen su procesión de más reciente creación y que es la que más mujeres aglutina bajo el capuz y metiendo el hombro. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Los californios han comenzado a lucir en la Semana Santa de Cartagena 2019 a través de una procesión que se estabilizó completamente en esta noche en 1987, entonces con el Cristo de la Misericordia y la Virgen del Rosario, siendo ampliado después el cortejo con nuevas escenas, teniendo actualmente la peculiaridad de que todas las esculturas son obras de diferentes épocas de José Hernández Navarro, artista de Los Ramos.



Los guiones dieron los primeros pasos sobre la rampa de Santa María sobre las nueve de la noche, seguidos por el tercio femenino del Prendimiento, que abre todos los cortejos pasionarios encarnados con el sudario titular de la hermandad. Tras ellas, el carro bocina y el tercio infantil de granaderos y el tercio femenino de la Oración del Huerto con un vestuario histórico, pues las túnicas de cola recuerdan a los penitentes del siglo XVIII.

La procesión se puso en la calle totalmente en 63 minutos y Cartagena de Hoy tuvo ocasión de vivir la perfecta coordinación en el interior de Santa María, contemplando el intenso trabajo del equipo de iglesia para que al cruzar el pórtico del templo todo fuera perfecto, como manda la tradición procesionista de esta tierra.

Los tercios femeninos del Primer Dolor, con el grupo de 'Jesús y María en casa de Lázaro, y del Ósculo, salieron a continuación. Antes de partir estos últimos, se escucha por la megafonía la palabra “Oración” a cargo de su presidente, Rafael Ruiz Manteca (se estrenaba hoy en un desfile). Todos rezan mientras que el trono con el grupo de la ‘Despedida de Jesús’ es ‘bailado’ por las damas portapasos. Estas 120 mujeres fueron las pioneras damas portapasos de la Pasión cartagenera que se estrenaron e hicieron historia en 1998.



Los siguientes protagonistas son el tercio del Cristo de la Misericordia, cuyos portapasos llevan el rostro cubierto y cuyos penitentes lucen túnica de terciopelo negro con el (posiblemente) el bordado más antiguo de la Cofradía California.

Cierra María del Rosario, bajo palio, recordando a los tronos andaluces. Antes de partir, las luces del interior de la iglesia se apagaron para que dar más realce a su alumbrado a vela.

El epílogo es para el espíritu militar de la sección de honores de los granaderos, que espera en la calle del Aire para incorporarse al grupo.

También hay que destacar la presencia de hermanos de otros lares en la procesión (Cofradía de la Misericordia de Murcia y agrupación cartagenera de la Sentencia) y los diferentes cuerpos de seguridad, con trajes de gala: Policía Local (con un destacamento exclusivamente femenino), Policía Portuaria y Policía Naval. Es un cortejo sencillo, pero atractivo, con escenas como el paso de las damas portapasos ante la Caridad elevando su trono o cuando se encara el que porta al titular de la procesión. Misericordia sentida.