Una elección que marcó la historia

¿Queréis que deje libre a Jesús o a Barrabás? Poncio Pilatos, empujado por los dirigentes judíos y la petición del pueblo y sin atender las súplicas de su esposa, resuelve con la libertad para el ladrón y la condena a morir en la cruz del 'Rey de los judíos'. Esta tarde, Cartagena ha vuelto a representar ese capítulo que derivó en la muerte de Cristo, antesala de su Resurrección, base de la religión católica.


Siete actores de la Escuela Municipal de Teatro, coordinados por su director Alfredo Sánchez, y el apoyo en escena de la agrupación de Soldados Romanos californios han representado un año más el juicio y condena de Jesús ante la fachada del Palacio Consistorial ante centenares de espectadores.



El gobernador de Judea se resiste a condenar a un hombre al que no encuentra motivos, pero cede ante la presión popular y después no rectifica cuando su esposa trata de convencerlo en plena sesión. Finalmente, Pilatos se lavará las manos como símbolo de no querer 'mojarse' en este asunto, tal y como recoge el evangelio según San Mateo. El final de la representación del 'Lavatorio de Pilatos' será el tradicional lanzamiento de ese agua al público.