Casi cuatro décadas de fidelidad procesionista

La Asociación ‘Procesionista del Año’ ha llevado a cabo una ofrenda floral al Monumento del Procesionista como vienen haciendo desde que el grupo de tres nazarenos creado por el escultor Manuel Ardil Pagán fue inaugurado un 16 de febrero de 1983.


La idea de rendir homenaje a los procesionistas surgió del californio Luis Linares Botella, la persona que fue destinataria del primer galardón otorgado por la asociación ‘Procesionista del Año’. El monumento se ubicó en un primer momento elevado entre la salida de la calle del Carmen y la plaza de España. Después, en 1999, se ubicó a ras de suelo en la plaza de San Sebastián, siendo elevado en 2016 para evitar que siguiera siendo objeto del vandalismo.



Esta mañana, integrantes de la asociación, encabezados por su presidente, Pedro Negroles, y los cuatro hermanos mayores de las cofradías pasionarias de Cartagena han asistido a un acto que también ha sido un homenaje póstumo a los proceisionistas fallecidos. El sacerdote Fernando Gutiérrez Reche ha dirigido unas palabras a los asistentes y después ha sido Manuel Ponce, ‘Procesionista del año 2020’ (este año no hay cofrade galardonado debido a la ausencia de procesiones), quien ha colocado la corona de flores a los pies de los nazarenos. La actividad matinal se ha prolongado después con la celebración de una eucaristía en la iglesia de los Padres Claretianos.