Más horas con bares y comercios abiertos y ampliación de reuniones a cuatro no convivientes

La consejería de Salud, ha instancias del comité de seguimiento covid de la Región de Murcia y ante el gran declive de la ‘tercera ola’ de contagios por coronavirus, acuerda que los locales hosteleros y del comercio no estén obligados a cerrar a las 20 horas y que los encuentros puedan llegar a tener hasta cuatro personas que no residan en el mismo domicilio. Sí se mantiene el ‘toque de queda’ a las 22 horas.

Las medidas entrarán en vigor este miércoles y afectan a 36 municipios, pues en otros 9 la situación tiene otras connotaciones más restrictivas, pues Ulea y Alhama de Murcia están en nivel de alerta extremo, mientras que Librilla, Cieza, Albudeite, Beniel, San Pedro del Pinatar, Pliego y Santomera se encuentran en fase de transmisión muy alta.



NOTA DE PRENSA DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA



El Comité regional de seguimiento Covid acordó en su reunión de hoy ampliar el número de personas permitido en las reuniones y en terrazas a un máximo de cuatro personas que no sean convivientes. El consejero de Salud, Juan José Pedreño anunció hoy las medidas adoptadas por el Comité “vista la mejora de las tasas de incidencia”, explicó.

El titular de Salud anunció también que se deja sin efecto la suspensión de la prestación de actividad al servicio público a las 20 horas, retomando hasta la hora del toque de queda para todo tipo de actividad no esencial.

Además, Pedreño informó de que a día de hoy no hay ningún caso positivo en la residencias de mayores de la Región.

En estos últimos siete días ha bajado la incidencia un 40 por ciento con respecto a la semana anterior, con una tasa actual de 59 casos en 7 días, y en 159,2 casos en 14 días, ambas muy por debajo de la media nacional. También sigue mejorando la presión asistencial de los hospitales de la Región y la situación en los centros de salud, en los que ninguno figura ya en nivel rojo.

“Somos una de las comunidades autónomas que mejores cifras presenta y en las que más ha bajado la curva de contagios”, explicó Pedreño, “pero hemos de apostar por la prudencia y la cautela en la flexibilización de las medidas, sobre todo por los posibles efectos que las nuevas variantes del virus pudieran ocasionar, o por una cuarta ola tal y como pronostican algunos organismos internacionales”.

Tan solo dos municipios, Ulea y Alhama de Murcia, presentan un nivel de alerta Extremo.

Además, Librilla, Cieza, Albudeite, Beniel, San Pedro del Pinatar, Pliego y Santomera quedan en nivel de alerta Muy Alto.

31 municipios quedarían con un nivel de alerta Medio/Alto: Archena, Fortuna, Campos del Río, Yecla, Totana, Calasparra, Mula, Murcia, Águilas, Abarán, Ricote, Blanca, Lorca, Jumilla, Las Torres de Cotillas, Alcantarilla, Alguazas, Abanilla, Ceutí, Caravaca de la Cruz, Los Alcázares, Torre Pacheco, San Javier, Cartagena, Villanueva del Río Segura, Mazarrón, Moratalla, Molina de Segura, Puerto Lumbreras, La Unión y Cehegín.

Y por último, con un nivel de alerta Bajo quedan cinco municipios: Bullas, Fuente Álamo, Lorquí, Ojós y Aledo.

Por otra parte, la Región permanece en fase II de riesgo asistencial al registrar una ocupación muy alta de los dispositivos asistenciales por personas afectadas por Covid-19, con una media superior a 400 personas ingresadas en los últimos 7 días y más de 100 en las Unidades de Cuidados Intensivos.

Las medidas entrarán en vigor este miércoles, mediante su publicación en el Boletín Oficial de la Región de Murcia.