Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


Devotio para una titánica campaña

El ‘Desembarco y contratación de mercenarios’ de los carthagineses ha tenido una buena adaptación al nuevo marco del Parque de Torres con una puesta en escena más teatral, que con nuevo guión y apoyada en las imágenes que enriquecen las escenas, ha suplido la ausencia del habitual movimiento de tropas. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Nuevo guión con novedoso inicio en el que dos emisarios de Roma se presentan ante el Consejo púnico en Cartago criticando la barbarie de Aníbal con sus enemigos y pidiendo su cabeza. Los cartagineses deliberan, rechazando la petición. “¡Marchaos!”, les dicen. “Muy bien, en los pliegues de mi toga llevo la guerra, pues que sea”, responden los romanos.

El plan de Aníbal es muy ambicioso y se lo desvela, en primer lugar, a sus hermanos Magón y Asdrúbal. Quiere llegar con un gran ejército hasta Roma, “pero para ello necesito las tribus de mercenarios”, expone, sabiendo, como le apuntan, que tendrá que convencerlos con palabras y plata.



El estratega, cuando se queda solo, se enfrenta a su conciencia por lo que hizo en Sagunto. Es una visión tormentosa, ante la que trata de justificarse: “Hago lo que mi padre me enseñó”, proclama, mientras que la voz rota de su mente le pregunta: “¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar?”, añadiendo: “Todo lo que tocas se destruye”. Aníbal es firme en su idea: “Quiero decidir mi destino sin el águila acechando”.

Se reanuda la composición del gran ejército. Los generales de las fuerzas navales, tras un ligero debate, se suman: “Iremos con Aníbal”. Luego lo harán los mercenarios tras tensas negociaciones. “Firmemos la devotio”. La gran fuerza púnica ya está constituida. “Vosotros sois los que me hacéis poderoso”.

“¡Victoria o muerte!”, proclaman de cara a esa titánica campaña que pronto empezará. Eso sí, antes de marchar coloca a Magón Giscón como gobernador de Qart-Hadast y fija tres destinos para su esposa, Himilce, con el objetivo de despistar al enemigo. La princesa se hará pasar por una integrante de un grupo de mercaderes.



“Roma nos espera… ¡La eternidad nos espera!”.
El público se ha puesto en pie para despedir la obra con sus aplausos mientras los fuegos artificiales se encaminaban hacia el cielo.

El director de Hidrogea y el concejal de Festejos, testigos de la obra

Dos apuntes para el epílogo. Por un lado, que la dirección corrió a cargo de Jesús Fernández, quien se estrenaba con esta obra. Por otro, que Proyecto Abraham fue la entidad solidaria que se dio a conocer ante los asistentes antes de comenzar la representación.


La obra fue emitida en directo por Tele Cartagena y por la página web de Carthagineses y Romanos

Imprimir