Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


La casa del 'folclore de la amistad' ya tiene 20 velitas

Fue a primeros de diciembre de 2001 cuando tuvo lugar la inauguración del emblemático inmueble gestado en La Palma por el Grupo Folklórico 'Ciudad de Cartagena', que ahora, dos décadas más tarde, sigue rodeándose de amigos para celebrar su cautivador 'Día del pan'. "Aquí se viene fácil, pero lo que cuesta mucho es despedirse", expresó la alcaldesa. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Lo primero que debe hacer el lector de este artículo es pinchar AQUÍ, pues es un enlace que lleva a la página web del grupo folclórico, en la que se muestra el origen y arduo trabajo que sus integrantes acometieron a principios de este siglo para crear la 'Casa del folclore', uno de los tesoros de las tradiciones de la tierra cartagenera y que se ubica en La Palma.



Este lunes ha regresado el tradicional 'Día del pan' tras un año de pandémica ausencia y lo ha hecho con fuerza, pues ha vuelto a lucir toda su esencia, que es habilitar un hueco en el calendario para vivir una jornada entre sabrosos manjares tradicionales y buena plática en un entorno que cautiva, como bien ha expresado la alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo: "Aquí se viene fácil, pero lo que cuesta mucho es despedirse".

Se llama 'Día del pan' porque desde bien temprano, las cinco de la madrugada (algunos antes), ya se comienza a elaborar ese producto, el mejor acompañamiento, por su excelente sabor, para las longanizas, tocinos, sobrasadas, ensaladas de tomate con aceituna y un largo etcétera de manjares, a los que se suman otros como los de elaboración en la misma mañana, caso de las sartenadas de migas y de un suculento arroz con carne. No faltan las mandarinas, los cordiales, las tortas y el café de puchero con gotas de anís seco. Irresistible todo.

Los alicientes se suceden y, entre ellos, de vez en cuando brotan los bailes de los integrantes del grupo adultos y de las nuevas hornadas. Lo hacen en el exterior, junto al olivo de la plaza, animando aún más una mañana con un tiempo excelente.



Como he apuntado antes, las pláticas se suceden para hablar 'de todo' y siempre con 'buen rollo', pero quiero centrarme en la efeméride, el 20 aniversario. Hemos podido conocer la ilusión del proyecto que derivó en la casa, de cómo cinco componentes del grupo avalaron el préstamo con el apoyo del grupo, de las prisas por acabar en una fecha concreta para no perder subvenciones importantes, de cómo después se amplió el espacio con una bodega y más estancias, de los ambiciosos proyectos futuros... y de algunas anécdotas, como la que tuvo lugar el día de la puesta de largo de 2001. Esa misma tarde se pintó el exterior de la casa, incluidos los polletes, y resulta que el chófer de la entonces primera autoridad municipal no se dio cuenta de que la pintura estaba fresca y se sentó, apoderándose el color blanco de sus vestimentas.

Entre las personas que han acudido esta vez estaba Maite, la reina de la Huerta de Murcia de 2021, junto al presidente de la Federación de Peñas Huertas, fiel a esta cita, y otras personas venidas de la capital del Segura y sus pueblos. También han estado el presidente de FEAP, Francisco Barquero; los presidentes de la asociación de vecinos y de la junta vecinal palmesana, incluidos varios vocales; artistas como Pedro Pérez Casanova y Fernando Sáenz de Elorrieta; el cronista oficial cartagenero José Sánchez Conesa; otros grupos folclóricos, procesionistas y, entre otros (seguro que se me escapa nombrar a un montón), la directora del Teatro Romano, Elena Ruiz; el senador nacional Francisco Bernabé y concejales del equipo de gobierno cartagenero, encabezados por la alcaldesa, y de Movimiento Ciudadano.



Pedro, Ramón y Pepe, entre otros del grupo, han sido magníficos anfitriones de aquellos que descubrían por primera vez la casa, además de que los dos últimos mentados también han mostrado sus habilidades culinarias sobre el fuego. Por supuesto, mención especial para todas las mujeres y hombres del grupo que se han entregado en preparar y repartir condumio y bebidas para que a nadie le faltase nada. Son geniales.

Dos detalles que merecen ser destacados. Por un lado, el 20 gigantesco instalado en la fachada que han coloreado los chavales. Por otro, el árbol de Navidad, siempre diferente. En esta ocasión se ha adornado con ramas secas y tarjetas postales (me han dicho que hay jóvenes que no saben lo que son) de los invitados, que las completaban con sus mensajes.



El capítulo de alocuciones ha sido breve, pero intenso. Pedro Gómez, el presidente del Grupo Folklórico, ha recordado que la Casa del Folclore surgió "porque a un gripo se le fue la cabeza y todavía la tiene ida", mientras que la regidora del municipio, además de la frase arriba mencionada, ha resaltado que este grupo "está más vivo que nunca y se merece estar arropado por tanto amigo". Por supuesto, siempre se ha cuidado mantener las medidas de seguridad sanitaria anticovid, y en este sentido, Noelia Arroyo ha dicho que los actos con bastantes personas "se pueden hacer con responsabilidad y prudencia", lo que suscribimos, pues está en cada uno frena esta nueva ola de contagios, pero que no ha frustrado la gran ola de la amistad en la casa de unos amigos que, además de buena gente, bailan estupendamente.

Imprimir