Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


‘La Urba’ entrega cuatro ‘carabelas’ en su primera singladura postpándemica

Los sanitarios del centro de salud, el vecino Marco Borraga Gómez, la funcionaria Ana Martínez Ros y el Real y Santo Hospital de Caridad han sido destinatarios de los galardones anuales que concede la asociación de vecinos de Urbanización Mediterráneo, que también tuvo un homenaje póstumo al policía local Ángel Francisco Rodríguez, en una velada que contó con el acompamiento musical de la asociación de Amigos de la Zarzuela.

📷 GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



La Asociación de Vecinos de la Urbanización Mediterráneo celebró anoche su gala anual de entrega de distinciones y de reconocimientos (por su aportación a la barriada en el último año) en un acto que tuvo como marco el escenario de la plaza ubicada frente al local social, la cual que llevada por Ana García Díaz y por el presidente del colectivo vecinal, Sebastián García.

Cuatro fueron las ‘carabelas de plata’ entregadas tras el paréntesis  de tres años generado por el coronavirus, siendo la primera la que se entregó al equipo sanitario del centro de salud que dar cobertura a los cuatro barrios de este entorno. La doctora Sonia de Casas Fernández fue la encargada de recogerla, expresando a los asistentes que este premio “pone en valor la humanidad y el corazón que este equipo pone en su trabajo”, indicó.



Marco Borraga Gómez recibió la ‘carabela’ destinada al vecino. De 79 años de edad y secretario de la asociación de vecinos, es de los primeros residentes en la urbanización desde que se instaló en un domicilio de la calle Turquesa, mostrando siempre su vocación de ayuda a los demás. “En noviembre de 2020 sufrí un derrame cerebral y me dijeron que mi fecha de caducidad era la Navidad, pero aquí estoy”, expresó.

Ana Martínez Ros, trabajadora del Ayuntamiento de Cartagena en la concejalía de Relaciones Vecinales y de Participación Ciudadana, recibió la siguiente embarcación plateada “por ayudarnos a gestionar la adaptación tecnológica de la asociación de vecinos”, expuso Sebastián García. La galardonada dijo que recibe este premio “por la tenacidad del presidente vecinal”, pues lo había declinado anteriormente por principios, “pues ser funcionario conlleva el servicio al ciudadano,  y pienso que las distinciones en ese terreno deben ser competencia de la administración pública, pero ahora estoy encantada”, aseveró. Facilitó los actos del arraigo del asociacionismo en Cartagena, que motivarán un artículo que publicaremos más adelante en Cartagena de Hoy .

El Santo y Real Hospital de la Caridad se ‘embarcó’ en la cuarta ‘carabela de plata’ por su labor para “mejorar la vida de personas mayores con discapacidad y otras en riesgo de exclusión social”, indicó Sebastián García, apuntando por esa atención a los enfermos y el culto a la patrona de Cartagena, se habían ganado este premio, que recogió José Vera Sánchez, hermano mayor y presidente de la junta de gobierno del centro, quien indicó que el galardón corresponde “a las 105 personas que trabajan en el día a día”. Recordó que en 2023 se cumplirán 330 años de esta institución, que en breve se pondrá en marcha un centro de día con 14 camas y apuntó como problema principal actual culminar la restauración de la Real Basílica Menor de la Caridad. “Se ha realizado el 80% y le falta un pequeño empuje, por lo que seguimos dando la tabarra a la alcaldesa y a las autoridades regionales”.


El intervalo entre cada entrega fue amenizado por la interpretación de la asociación cultural de Amigos de la Zarzuela de Cartagena de diferentes temas, como ‘El abanico’,  ‘Los chisperos’, ‘Suspiros de España’, ‘Soy español’ y, como broche a la gala, el himno a Cartagena.

El siguiente reconocimiento fue para Ángel Francisco Rodríguez ‘El Chucho’, natural de San Antón y policía local desde 1988, quien falleció de muerte súbida. “Era una persona buena, noble e implicada con el barrio, que estaba siempre cuando se le reclamaba”, expuso el presidente vecinal, recogiendo la distinción su esposa, Francisca Egea Iglesias.

Sebastián García también dio lectura a unos trovos personalizados en cada uno de los galardonados que ha compuesto Joaquín Sánchez ‘El Palmesano’, para a continuación ofrecer una alocución en la que habló del estado actual de la barriada y de las mejoras que ha experimentado con los diferentes gobiernos municipales. “El Ayuntamiento ha sacado a la barriada del retraso de muchos años y, ahora, la Urbanización Mediterráneo es uno de los barrios más modernos y ejemplares de Cartagena”, proclamó el presidente de la asociación de vecinos.  

Los reconocimientos continuaron con la entrega de placas con la imagen de la Virgen de la Caridad para los Amigos de la Zarzuela (lo recogió su presidente, Rafael de las Bayonas) y paera Francisca Egea Iglesias, Pedro Moreno Torres (nuevo comisario-jefe de la Policía Local de Cartagena), Sonia Montoya Rubio (presidenta de la federación de asociaciones de vecinos de Cartagena y Comarca), Ana García Díaz, los concejales Cristina Mora, Diego Ortega y Juan Pedro Torralba y a la alcaldesa, Noelia Arroyo, a quien también se le entregó un ramo de flores, al igual que a Sonia de Casas, Ana Martínez Ros, Francisca Egea, Cristina Mora, Sonia Montoya y Ana García.

El acto, que duró cerca de cien minutos, lo cerró la regidora del municipio, Noelia Arroyo Hernández, quien resaltó “el cariño” con el que se entregan estos premios, apuntando que, con los destinatarios de esta edición, se ha demostrado que lo que más importa “es la salud, los vecinos y la seguridad”, añadiendo que desde el gobierno local “nos esforzamos a diario por trabajar en lo que necesita Cartagena y sus barrios”. El epílogo fue una gran cena de convivencia de unas doscientas personas dentro del local social.

Imprimir