Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


El arte del fuego en la era de La Magdalena

No quedan muchos artistas de las llamas, que son aquellos que ofrecen un variado espectáculo. Uno de ellos es Héctor, quien en la mágica noche de San Juan actuó en el corazón del secano cartagenero, siendo el encargado de encender la hogareta en una velada que también tuvo magia, humor y una queimada con el conjuro del romero. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



La Magdalena, ofrece y sigue. Esta vez el motivo era la noche más corta del año, en la que han vuelto a ser polo de atracción para visitantes con una propuesta que combinó tradición y espectáculo, además de esos momentos de gran valor humano como son las convivencias, lo que tuvo lugar en la primera parte de la noche con los productos que salían de la cantina. Por cierto, algunos de los comensales lucían el pañuelo rojo creado por Pakosky con los símbolos de esta tierra, corazón del secano cartagenero: pozo, oveja, vaca, ramas…  

El segundo capítulo fue para el espectáculo en un lugar especial, la era de arena que, junto a su muro de delimitación esférico de calicanto, se ha construido con dinero del presupuesto de 2021 que estaba pendiente de aplicar en la Junta Vecinal Municipal Molinos Marfagones-La Magdalena-Los Puertos.



En ese lugar tan emblemático y cada vez más escaso (en la mayoría de lugares se están labrando estos espacios) es donde se ofreció el espectáculo. Primero fue el humor y magia con la implicación del público, para después tomar el relevo el fuego con Héctor, un alicantino que simulaba ser extranjero y que ofreció una variedad de ejercicios con las llamas, impresionando a bastantes espectadores. Él fue el encargado de encender la hogareta, en la que se ubicaron a Juan y Juana después de dos años de espera a su irremediable encuentro con las llamas. Además, Ramón fue el brujo que elaboró una queimada, pero con el rito del romero, que es más autóctono que el gallego.

La Magdalena, ofrece y sigue. Este verano, más. 

Imprimir

  

 

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.