La ceniza ‘lloverá’ sobre los fieles este miércoles

La iglesia católica inicia la Cuaresma con todas las medidas de seguridad, comenzando por el tradicional acto que tendrá lugar mañana, en el que en lugar de efectuar con los dedos la señala de la cruz sobre los feligreses, ésta se dejará caer sobre la cabeza de cada uno. El Obispado también anuncia que en los actos religiosos se sustituirán besos y cualquier tipo de contacto con las imágenes por actos de reverencia.


«Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás» o «arrepiéntete y cree en el Evangelio», son las dos fórmulas del Misal Romano que el sacerdote pronuncia cuando impone la ceniza, realizando la señal de la cruz en la frente de cada fiel, en la celebración de la Eucaristía con la que comienza la Cuaresma, el Miércoles de Ceniza.
 
Debido a la actual situación pandémica, este año, la imposición de la ceniza, que se realizará mañana, sufrirá algunas modificaciones para que los sacerdotes no toquen la frente de los fieles. Según las indicaciones de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, una vez que se hayan bendecido las cenizas, el sacerdote dirá una de las fórmulas de imposición de la ceniza una sola vez para todos los fieles; al acercarse para recibir la imposición de la ceniza, los fieles deberán guardar en todo momento la distancia de seguridad, al igual que al ir a comulgar; y el sacerdote no realizará la señal de la cruz sobre la frente de los fieles, sino que dejará caer la ceniza sobre la cabeza de cada uno, sin decir nada.
 
El coordinador Covid-19 en la Diócesis de Cartagena, Manuel Guillén, hace hincapié en subrayar que, en el momento presente, el aforo permitido en todos los templos de la Diócesis de Cartagena es del 50%. Fieles y sacerdotes deberán mantener la distancia de metro y medio entre no convivientes, utilizar gel hidroalcohólico y llevar puesta mascarilla, cubriendo nariz y boca, durante todo el tiempo, retirándola tan solo para comulgar.
 
Con respecto a los actos de culto y actividades que puedan realizar las diferentes cofradías y hermandades se deberán aplicar las limitaciones anteriormente mencionadas y sustituir el beso o contacto con las imágenes por un gesto de veneración. También se recomienda que, para el rezo del Vía Crucis, los fieles permanezcan en sus lugares manteniendo en todo momento la distancia de seguridad. Guillén advierte que se debe evitar cualquier acto en el que no se guarde la distancia de seguridad y suponga la retirada de la mascarilla.
 
«Emprendiendo el camino de Cuaresma que nos llevará a todos a la Pascua, vivamos este tiempo de conversión siendo generadores de esa “cultura del cuidado” a la que nos invitaba el Papa Francisco en la pasada Jornada Mundial de la Paz», señala el coordinador Covid-19 en la Diócesis de Cartagena.

* Texto remitido en el que se respeta íntegramente contenido, redacción y ortografía, salvo en el titular y en la entradilla del artículo