Flores y deseos a la Caridad

Tras el acto del Palacio Consistorial, autoridades y cofrades se han dirigido a la Real Basílica Menor de la Virgen de la Caridad, donde se ha hecho entrega de un gran ramo a la patrona de Cartagena, a quien se le ha pedido por los que sufren la pandemia y se le ha pedido su intercesión para que en 2022 la ciudad vuelva a tener las procesiones en sus calles.


Esta vez no ha sido la multitudinaria marcha a pie por el centro de la ciudad y tampoco se ha llenado la iglesia después. En absoluto, debido a la pandemia, ha sido un acto íntimo con la alcaldesa, algunos portavoces de los partidos municipales y los cuatro hermanos mayores de la cofradías pasionarias de la ciudad. La primera autoridad local, Ana Belén Castejón, y el presidente de la junta de cofradías, Juan Carlos de la Cerra, han deposito un ramo de flores ante la Caridad en la capilla donde se encuentra mientras siguen adelante los trabajos de rehabilitación de su templo.
A la ‘madre de los cartageneros’ se le ha pedido por las personas que sufren la situación generada por el coronavirus y porque en 2022 vuelvan las procesiones a las calles de la ciudad. No ha faltado el canto de la popular Salve.