Un Resurrexit diferente planta cara al hastío generado por la pandemia

Escrito por CTh11. 27 de febrero de 2021, sábado
“La situación puede llevar a la desesperanza, pero el cristiano no puede quedarse ahí”, expresó el capellán blanco, Miguel Solana, durante la celebración del principal acto litúrgico de la Cofradía del Resucitado, que se desarrolló de manera más breve, con una presencia limitada de asistentes y, entre otras novedades, con el canto ‘Te Deum’ en lugar de ‘Haec est die’ al poder actuar un coro. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)


El Resurrexit ha sido el único de los grandes actos de culto de las cofradías pasionarias de Semana Santa de Cartagena que ha conseguido esquivar la pandemia. El pasado año se celebró días antes del confinamiento y este año ha tenido lugar cuando se han suavizado las medidas restrictivas, pero su desarrollo no ha sido el habitual desde que se implantó en la época de Benito Martínez como hermano mayor.

Para empezar, la presencia de la Escolta y Honores en la puerta de la iglesia de Santa María se ha omitido, al igual que la presencia de coro, lo que ha motivado que no se pudiese ofrecer el tradicional canto ‘Haec est die’ y fuese novedad ‘Te deum’, interpretado por un barítono acompañado por órgano y violín. Otra visible variación ha sido una presencia limitada de asistentes, ya que la cofradía aseguró la seguridad sanitaria con invitaciones, además de otras iniciativas que evitasen contactos como suprimir la distribución de velas y el capítuto petitorio, que no se ha efectuado por los bancos, habilitándose unos pequeños cestos con sobres en la salidas del templo. Otro detalle ha sido disponer de mascarillas para aquellos que las precisasen.

El acto central ha mantenido a lo habitual el capítulo de la liturgia, pero la duración global ha más breve al reducir el número de lectores. El inicio no ha contado en esta ocasión con los mayordomos de las cofradías ni con sus hermanos mayores, formando la comitiva tras el sudario los cuatro capellanes de las hermandades y el párroco de Santa María. Han entrado con el sonido de la marcha ‘Triunfal’ y se han retirado con ‘Pescador de hombres’.

Entre los asistentes cabe hay que destacar a los mencionados hermanos mayores (Ramón Pérez, Juan Carlos de la Cerra, Manuel Martínez y Francisco Pagán) de las cofradías del Resucitado, del Cristo del Prendimiento, del Socorro y del Nazareno. En cuanto a las autoridades, la presencia se ha reducido al almirante de Acción Marítima y al presidente de la Asamblea Regional. No ha habido representación del Gobierno local, pues la alcaldesa ya anunció que durante la pandemia no asistirán a actos oficiales. Sí ha estado, a título personal, la concejala María José Soler (MC).



Vayamos ahora a la esencia del acto. Miguel Solana Gil, quien ha presidido el acto litúrgico, se ha referido en su homilía haciendo referencia a la diferencia de circunstancias que rodean al Resurrexit hace un año y ahora. “Está siendo un especial inicio de cuaresma a diferencia de 2020. Entonces había una ilusión que luego truncó la pandemia. Se puso entonces las esperanzas en 2021 y otra vez no habrá procesiones, con lo que la desesperanza puede cundir y llevarnos al hastío, pero un cristiano, un cofrade, no puede quedarse ahí, pues siempre se puede hacer algo (…) Es el momento en las cofradías de reinventarse, que no de inventarse”, ha indicado el capellán, remarcando la unión de las hermandades “hace una gran procesión en Cartagena”. Después ha comentado que hay que tener “esperanza en un nuevo tiempo y renovar nuestra Fe, como nos invita a hacer el Papa”. Ha continuado exponiendo que en el “frágil actual contexto hablar de esperanza puede parecer una provocación, pero hay que tener también paciencia”.

También se ha referido que la pandemia ha ocasionado que se olviden “otra guerras y pandemias que hay en un mundo herido que el Papa invita a curar”. Otros comentarios que vertió es que hay que tener en cuenta “los nuevos retos que se abren para las cofradías y para la sociedad” y que hay que vivir “la vida no sólo a lo inmediato y a lo material”, además de lamentar que acdtualmente se habla “poco de Dios en los medios de comunicación y en las redes sociales”.

Tras invitar a “vivir todo el misterio de Cristo”, concluyó con el deseo de “una buena y santa cuaresma”.
powered by social2s