Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


“Así es la trimilenaria, así se engrandece su historia”

Las dos llamas se fundieron en una que encendieron el pebetero del Castillo de la Concepción, para después desplegarse la puesta en escena del arranque de la XXXII edición con representaciones y proyecciones que iban dando al gran ejército de época que hay detrás de Carthagineses y Romanos, que lanza un mensaje muy expresivo: “Hemos vuelto”. En la imagen, la alegoría de la ciudad.


⚔️ Aníbal y Escipión anuncian que este año seguirán unidos frente al enemigo común que es el coronavirus

⚔️ Eduardo Conesa: "La llama estuvo viva en nuestro corazón; la luz siempre ha vencido a la oscuridad"

 📷 GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Dejamos en la salida de los fuegos sagrados en La Aparecida y en Portmán el relato que Cartagena de Hoy/Cartagena de Fiestas comenzó a ofrecer el inicio de las históricas fiestas, por lo que ahora retomamos el hilo. Las dos llamas llegaron a la ciudad, una por mar y otra por tierra, dirigiéndose hacia el parque dedicado al alcalde Alfonso Torres, donde se fundieron en una, para después dirigirse a un punto elevado del Castillo de la Concepción, donde el vicepresidente de Tropas y Legiones, Eduardo Conesa, depositó el fuego sagrado en el pebetero que iluminará a Cartagena durante diez días.

Después el foco de atención se centró en el interior del auditorio ‘Paco Martín’, donde se vivieron momentos tan dispares como el sentido homenaje a ‘Kiki’, la entrega de la distinción al vecino municipio de La Unión y el humor de los pregoneros, temas que tienen sus propios artículos en este periódico.

Una introducción con voz en off acompañada por la música de la película ‘Gladiator’ (demasiado manida en estas fiestas cuando resulta que hay temas originales propios) daba paso a una pareja que ofrecía sus acrobacias antes de que irrumpieran en el escenario los dioses púnicos y romanos, quienes protagonizaron la primera disputa entre ambos bandos de esta edición, para después centrarse en una alegoría sobre la ciudad que tomó forma de mujer, siendo destinada ser “un brillo eterno en la eternidad” con el apoyo de los dioses para alcanzar la gloria.

El acto estuvo apoyado en proyecciones sobre la gran pantalla, que presentaron los actos de estos diez días. “Así es la trimilenaria, así se engrandece su historia”, proclamaron, para cerrar el audiovisual con la expresiva: “Hemos vuelto”. Eso sí, siempre con el mismo horizonte: desde la felicidad del regreso al deseo de la plena presencialidad.



Llegó el tradicional capítulo de presentaciones de personajes, ahora en otra versión distinta a cuando se lleva a cabo ante el Palacio Consistorial debido a las circunstancia pandémicas. Esta vez el marco fue este escenario de altura. Allí aparecieron primero Aníbal, Himilce, Escipión y Emilia Paula en versión infantil como preludio a los mismos en edad adulta. Los dos militares, en lugar de ataques, esta vez han decidido “seguir unidos un año más ante un enemigo común –el coronavirus- por el bien de Cartagena”, indicaron. Por vía audiovisual, en lugar de sus lábaros como es habitual en ‘años normales’, fueron presentadas las 50 tropas y legiones entre ovaciones y gritos de júbilos de quienes están alistados en ellas y estaban presentadas en el graderío.



Después comenzó el capítulo protocolario institucional, que comenzó con la agregada cultural del país tunecino, Hazar Sassi, quien elogió las fiestas y recordó que Cartago “fue la primera república que se creó en la antigüedad”. Continuó la entrega del galardón ‘Festero Honoris Causa’ a La Unión y cerró el vicepresidente festero, Eduardo Conesa. “Cuando se apagó el último fuego no sabíamos que se tardaría dos años en volver a encenderlo, pero siempre mantuvimos viva esa llama en nuestros corazones. La luz siempre ha vencido a la oscuridad”, proclamó, añadiendo que no es humo, “son sueños de un joven tarteso, es un mensaje para seguir adelante”.

La velada afrontó su epílogo con el humor de los pregoneros y del ‘incluencers’ Miguel Ángel Martín.

⚔️ Vídeo de la jornada en Sergio Nova Ocio: pinchar aquí

Imprimir