Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


El ‘deja vu’ de un conquistador

Asdrúbal ha conquistado de forma pacífica Mastia en un acto de la ‘Fundación de Qart-Hadast’ que ha tenido como protagonista a Julio Guillamón, quien, curiosamente, hace algo más de una década interpretó a Escipión en la toma bélica de la misma ciudad. La representación del origen “del faro que iluminará a Iberia” ha sido muy amena con un nivel interpretativo muy bueno por parte de los festeros, llegando uno de ellos (el debutante Aníbal) ha emocionarse. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



No es normal tomar una ciudad dos veces y mucho menos hacerlo con dos bandos distintos y a la inversa del tiempo. De ello puede presumir Julio Guillamón, quien en los años 2009 y 2010 encarnó en estas fiestas al general romano Publio Cornelio Escipión, tomando Qart-Hadast dos veces. Ahora, tiempo después, ha viajado al pasado para conquistar pacíficamente y fundar esa ciudad, que hasta entonces era Mastia. Ahora lo ha hecho como Asdrúbal. ¿A qué se ha debido esta situación tan peculiar? Es sencillo. Julio era romano de Marte y Minerva, además de llegar a presidir el Senado Romano. Por motivos laborales, marchó a Madrid y al regreso le fue atrayendo el lado púnico y se alistó con Honderos Baleares. A esto se ha unido que, habitualmente, el personaje de ‘El potro de Cartago’ lo ha interpretado un festero de Tropas de Asdrúbal, pero este año no hubo candidato dentro de esta formación y se ha recurrido a Julio dada su experiencia teatral, lo que ha justificado plenamente sobre el escenario con un magnífico nivel.

Vamos a la obra, que regresaba al lugar al Parque Torres donde se estrenó en 1993. Su duración (poco más de 35 minutos) ha sido mucho más corta que en los últimos años cuando se ha representado hasta 2017 en diferentes escenarios el mismo día y en el puerto, en las últimas ediciones. La verdad es que resultó muy ágil y ameno, con un nuevo guión bajo la dirección de Jesús Fernández, quien se estrenaba en esta labor con esta obra.  



La primera escena es para un veterano (y tuerto, pues perdió un ojo en una batalla) Aníbal Barca (encarnado por Víctor Nieto), quien lleva al espectador a lo acaecido medio siglo atrás, cuando fue testigo de la llegada de los cartagineses a Mastia. La obra, con un elenco novedoso, continúa entre diálogos y escenas de tensión. Tras la muerte de Amílcar Barca, la posibilidad de una alianza con los pueblos íberos, la rechaza un joven Aníbal (Tomás, de V Colinas), sediento de venganza. Sin embargo, lograr averiguar quién fue el autor (Inortes, interpretado por Adolfo Sánchez, de Ilergetes de Indíbil) y le da muerte.



Tras un tiempo de luto por la muerte del mastieno, el foco de atención se centra en la ciudad de Mastia y en la negociación de Asdrúbal con el rey de la plaza (interpretado por Martín Roca). El estratega le expresará que se ha enamorado de la ciudad y de su hija, consiguiendo de esta forma el beneplácito del padre, al ver que su hija también es complaciente con esta situación, que, a la vez, propicia la unión de los dos pueblos y el inicio de lo que sería la gran ciudad de Qart-Hadast (‘nueva Cartago’), “el faro que iluminará Iberia, su nombre resonará como un trueno más allá de las cinco colinas”, vaticinará Asdrúbal. “Ha llegado el momento de celebrar su fundación”. Los aplausos entre el sonido de la música épica y los fuegos de artificio pusieron el sello final.



Después, los actores han ido abandonando el escenario entre ovaciones, llamando especialmente la atención Tomás, el joven que ha encarnado a Aníbal (uno de los papeles protagonistas) y que se ha emocionado visiblemente. “Tenía muchos deseos de entrar en estas fiestas y en interpretar un papel. Por fin, lo he conseguido”, aclaró a este periódico.

Imprimir