Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

             Playas              Farmacias de Guardia              Esquelas              Literatura              Portales Amigos               Toros              Programación TV              Radio              Pasatiempos          Buzón de lectores y quejas

                          


"Es una hipocresía tener los centros de día cerrados mientras se permiten los botellones"

Desde Podemos Cartagena recuerdan que la mejor forma de que las personas mayores estén protegidas es en los centros de día y en los centros municipales. También apunta que algunos usuarios "están muriendo de tristeza" con este prolongado cierre. "Es vital relacionarse y entretenerse, lo que no se puede hacer estando solos en casa", aseveran.



Para la portavoz de Podemos Cartagena, Leli García, resulta muy “hipócrita” que se tengan los centros de día y los centros municipales del IMAS cerrados mientras las calles están llenas de gente y se permiten los botellones, con el riesgo que supone para la salud de todos.

“La quinta ola está aquí. Todavía no se ha ido el COVID. Hay que proteger a nuestros mayores y la mejor manera estar protegidos es en los centros de día y en los centros municipales”, ha asegurado García, que ha recalcado que es incomprensible esta inacción del Gobierno Regional con este colectivo que también es vulnerable y que no lo está protegiendo.

Para la portavoz resulta incocebible como se trata a los  mayores en nuestro municipio, ya que según García, no es una protección lo que se ofrece al cerrar dichos centros municipales del IMAS así como los centros de día, “esto supone un problema tanto para familiares como para cuidadores ya que al no estar disponibles estos espacios no están recibiendo una buena atención”, ha remarcado.

Leli García ha recordado que ya durante la pandemia estos centros tuvieron que estar cerrados y esto ha provocado que sea el colectivo que más se ha visto afectado en su salud, tanto física como emocional, y este nuevo cierre está provocando que muchos de ellos se estén “muriendo de tristeza”.

“Para este colectivo resulta vital poder entretenerse y relacionarse con los demás, algo que no van a poder hacer si se quedan en sus casas solos, una situación que en algunos casos puede provocar que dejen de comer o de tomarse la medicación y hace que se vuelvan huraños.”, ha concluido Leli García.


* Texto remitido en el que se respeta el contenido íntegro, la redacción y la ortografía, con excepción del titular y de la entradilla del artículo
 

Imprimir