Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

             Playas              Farmacias de Guardia              Esquelas              Literatura              Portales Amigos               Toros              Programación TV              Radio              Pasatiempos          Buzón de lectores y quejas

                          


"Cuando vi las máquinas quitar los pinos se me cayó el alma a los pies"

Una vecina del Barrio de la Concepción expresa la sensación que tuvo con el inicio este pasado viernes de los trabajos de la promotora en 'Cuatro Picos' para preparar el terreno en el que levantará una urbanización. La plataforma que lucha por salvaguardar el paraje, aunque ya parece una misión imposible, afirman que no se rendirán y seguirá luchando dentro de la legalidad. Además, quieren poner en marcha una iniciativa para que el recuerdo de la pinada, al menos, quede para el futuro.



Es una mujer de avanzada edad que reside "desde siempre" en el Barrio de la Concepción. Para ella fue muy duro el pasado viernes ver como las máquinas comenzaban con las labores de desbrozamiento en la pinada de 'Cuatro Picos'. "Al verlo se me cayó el alma a los pies. Yo no estoy ya para muchos trotes, pero deseaba que la acción de los chicos que luchan por evitar que corten los pinos hubiese llegado a buen puerto. Es una pena muy grande. No sé de quien es culpa, pero no está bien". Son frases que una veterana residente dirigía a este diario este fin de semana, cuando todavía suenan los ecos del tenso viernes.

Cuando las máquinas comenzaron a despejar el terreno retirando la vegetación (pinos y arbustos), un grupo de unas treinta personas se lanzó de forma impulsiva para detenerlas. Al lugar acudieron muchos policías nacionales y durante las cuatro horas de estancia en el lugar se personaron agentes del Seprona de la Guardia Civil que confirmaron que la empresa tiene toda la documentación en regla para continuar los trabajos, lo que posiblemente sucederá este lunes. Hay que reseñar que existen en este área dos pinos monumentales que sí están obligados a mantener.  

Fue una arrebato de un grupo dolido por perder parte de ese paraje, pero que no se repetirá, pues desde la asociación de vecinos se tiene claro que hay que seguir luchando "pero dentro de la legalidad", indica su presidente, apuntando que este grupo abandonó el lugar de forma voluntaria y que hay que evitar que una lucha social acabe ocasionando denuncias por allanamiento en una propiedad privada o coacciones para los que de una forma altruista y pensando en un bien social se está movilizando. "Hemos hecho todo lo que hemos podido y tenemos claro que no nos vamos a rendir, pero también que hemos recibido un duro golpe y que no hay que salirse de la legalidad, pues no sería lógico que algunos de los que tratan de salvar la pinada terminen siendo los perjudicados", remarca Raúl Pastor, quien hace hincapié en que la impulsiva acción "no fue una convocatoria de la asociación de vecinos, sino una acción espontánea de personas que estaban por el lugar y veían salir volando los pinos con una gran facilidad", apuntando que harán actividades con notable simbolismo para que sí se salve el recuerdo de lo que fue esta pinada, además de seguir trabajando por la escasa naturaleza que queda junto a la ciudad con la federación de asociaciones de vecinos y los colectivos que los están respaldando en la batalla por 'Cuatro Picos'.  



En la conversación con este diario, el mandatario vecinal recuerda que se ha podido evitar llegar a este punto en diversos momentos a lo largo de los años, pues el punto de partida fue el Plan General de Ordenación Urbana de 1987 "cuando entonces no se valoraba el medio ambiente", apunta. En el año 2006 se dio otro paso con el Plan Parcial Atalaya que salió adelante en el Ayuntamiento con los votos del PP, que entonces disponía de mayoría absoluta, y es clave en permitir estas construcciones en zonas naturales. La situación cada vez estaba más complicada, pero se frenó por la 'crisis del ladrillo'. En los últimos años se retomó y, tras el paréntesis por el inicio de la pandemia, ahora empieza a tomar forma el proyecto de urbanización. "Han existido muchos momentos para encontrar una salida diferente y evitar que este paraje sea urbanizable con los informes favorables de la consejería de Medio Ambiente y la autorización municipal".

La promotora adquirió los terrenos a un administrador concursal y obtuvo los permisos de Medio Ambiente y la licencia de obras municipal para construir, iniciando una promoción en la que ya tienen vendidas varias viviendas. Le preguntamos a Pastor si ha tenido ocasión de hablar con la promotora y nos dice que le indicaron que la reciente propuesta de permuta presentada por el Ayuntamiento con terrenos en otros lugares, como el centro de la ciudad, "no les era interesante y alteraba las perspectivas y precios planeados para esta promoción, con lo que vemos muy difícil que cambien de opinión en las circunstancias actuales", indica, añadiendo que sí parece que harán las medidas correctoras que plantee el Ayuntamiento. También apunta que no han vuelto a tener contactos con el consistorio desde antes de que ofertasen la permuta.

A fecha de hoy parece una misión imposible, pero si el final de 'Cuatro Picos' es el que parece apuntarse, los vecinos tendrán claro que no será porque ellos han bajado los brazos.

👉 Sobre este asunto se hizo eco el programa 'Rompeolas' de Onda Regional este sábado: pinchar aquí

Imprimir