Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


Los vecinos de Torreciega están hartos de suelos contaminados… y bocinazos

La asociación vecinal ha exigido nuevamente a la Comunidad Autónoma que se efectúe el vaciado y sellado del antiguo vertedero de Zinsa, cuyo nivel contaminante es tal, según expone su presidente, Teodosio Romero, que colocaron una señal acústica en una caseta para alejar a las aves, pues morían al beber el agua ácida de las balsas, la cual comienza a sonar a las 6.30 horas y sigue en repetidas veces hasta las 20.30 en invierno, generando problemas acústicos a los residentes del barrio.



Teodosio Romero, quien remarca que en octubre de 2021 un informe del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil volvió a plasmar los graves riesgos para la salud que ofrecen estos suelo, espera que el titular del juzgado de Instrucción número 5 de Cartagena atienda la petición de la Fiscalía del TSJRM y ordene a la empresa propietaria (Cartagena Parque) una actuación a la consejería de Medio Ambiente mientras sale adelante el definitivo proyecto de descontaminación. “Se le exigieron a la empresa hace tres año y siguen sin llevase a cabo”, indica a este diario el presidente de la asociación de vecinos, augurando que este problema “va a reventar antes o después si no se actúa y de momento lo único que hacen es pasarse la pelota”, añadiendo que si la consejería “de verdad quiere evitarnos este peligro y la empresa no actúa, lo que debe hacer es llevar a cabo ella los trabajos y luego cobrárselos a la propiedad”.  

Los residuos tóxicos acumulados son dispersados por factores climáticos como la lluvia y el viento, llegando a los embalsamientos de agua, lo que ocasionó la muerte de pájaros que ahí bebían, por lo que se instaló una bocina que suena varias veces cada hora, generando el malestar de los vecinos. “Son 14 horas en invierno y algunas más en verano, y la verdad es que se hace insoportable, con lo que los vecinos de Torreciega sufrimos dos problemas, uno medioambiental y otro acústico”, pidiendo a las autoridades, otra vez, soluciones inmediatas.   

Imprimir