Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


Érase un banco de alimentos que convirtió las cenizas en plata solidaria

No es el inicio de un cuento, en absoluto. Es una forma de expresar que el Banco de Alimentos de la Región de Murcia con sede en Cartagena ha pasado de estar al borde de la desaparición en 2019 a conseguir, con una tripulación formada por voluntarios, instituciones, empresas, asociaciones y particulares, llegar a su veinticinco aniversario con un rumbo firme. La gala para celebrar este cumpleaños enlazó los reconocimientos de la institución con el espectáculo de carnaval, acrobacia y música. 


 📷  GALERÍA DE FOTOS (pinchar)



Llegar al XXV aniversario siempre es especial, pero más cuando no mucho tiempo atrás existían más que dudas en cumplir los 23 años. Fue en 2019 cuando Juan Gómez Ayala y su equipo se puso al frente de un Banco de Alimentos de la Región de Murcia que enseguida encontró el impulso municipal aderezado por empresas y particulares. El resultado del trabajo en equipo de todos es que ahora los proyectos de futuro han tomado el relevo a los temores.

La gala celebrada en El Batel, tras la apertura de la comparsa carnavalera Salgueiro y con Mar como maestra de ceremonias, tuvo un primer capítulo centrado las distinciones y exposición del balance y nuevos retos.

En torno al Banco de Alimentos "hay una solidaridad en mayúsculas", expresó Mar mientras en la pantalla iban apareciendo la legión de colaboradores. "Gracias a todos". A continuación, Juan Gómez tuvo su primera alocución a los presentes dando las gracias a diversas personas, como Isabel Belmonte, Pepe Lisón, Matías Barco, al Ayuntamiento de Cartagena... por sus apoyos, expresando que el gozo de su equipo "es intentar llegar al último rincón" en la actualidad, después de que el cierre estuviese a punto de producirse en 2019. Fue en marzo de ese año cuando este grupo de personas se embarcaron en una misión muy complicada, pero su ilusión y esfuerzo encontró el respaldo del Ayuntamiento de Cartagena, "que se olvidó de colores para aunar esfuerzos. Pronto llegó la pandemia y gracias a esa unión se pudo minimizar el impacto social en Cartagena del coronavirus", resaltó, invitando a que los ciudadanos y entidades sigan aportando donativos en las cuentas bancarias. 'Gracias pro estar aquí', se pudo leer en uno de los carteles que lució la gala.



El capítulo de reconocimientos por la ayuda prestada al 'banco' abarcó a Upper (recogido por José Bernal, su director comercial), Repsol (Antonio Mestre Gómez, director de la refinería de Cartagena), Arinsa (Andrés Serrano, presidente de administración), Cáritas (Petri García Pérez, presidenta), Cruz Roja (Andrés Ros Espino, presidente) y APC (Martín Jauregui, jefe del área de explotación). El destinado al Ayuntamiento fue recogido por la alcaldesa y la vicealcaldesa conjuntamente, mientras que en el de la UPCT fueron Magdalena Martínez y Juan Esteban Pascual, detallándose que la colaboración universitaria también está motivada por la nueva web, por el logo de estreno creado por la estudiante Sara Martínez y para los jóvenes que se han alistado como voluntarios. Hubo un trofeo más entregado, siendo el fotógrafo Pablo Sánchez del Valle quien lo recogió. El cartagenero elaboró el catálogo 'Sonrisas confiandas' con imágenes durante el confinamiento, que después se convirtió en un proyecto solidario, pues la venta del libro va íntegramente al Banco de Alimentos.

También se entregaron los títulos de 'Embajadores del Banco de Alimentos de la Región de Murcia de Cartagena' a Tomás Martínez Pagán, Ginés Moral Solana y Luis Francisco Fernández Martínez "por colaborar con la consolidación de la entidad", se explicó.

Antonio Mestre (Repsol) habló en nombre de los galardonados. Tras felicitar al BARMCt por su 25 aniversario, expuso que los indicadores de pobleza severa indican que un 4% de los hogares de la Región de Murcia disponen de menos de 500 euros para pasar el mes y que saborean un 'plato decente' de comida cada dos días. "Esa necesidad básica, como es comer, la tenemos muy cerca y no hay que pensar en otros países lejanos, la tenemos al lado", dijo, para a continuación recordar también la colaboración de los "ciudadanos anónimos". Concluyó pidiendo una ovación para el 'banco', deseando que no haya un 50 aniversario, en referencia al deseo de que que para entonces el problema de la pobreza esté resulto.  



Juan Gómez volvió al escenario y pidió ser acompañado por una representación de su equipo de trabajo. "No piden más que el aplauso", dijo. "Los directivos no podemos trabajar sin voluntarios", expuso para pedir que se incorporasen al grupo colaboradores, embajadores, etc. También hubo mención especial para Sebastián, Ángel y Joaquín, los tres directivos que permanecen desde antes de 2019. "Somos los que damos el follón a los políticos y empresas para llegar al último rincón". Cuando iba a concluir, su esposa, Gloria, le sorprendió con un trofeo de reconocimiento entregado por su equipo con todo el cariño, además de entregarle un documento, al que dio lectura, y en el que le resaltan "su empuje para, como el Ave Fénix y cuando parecía que se iba a la deriva, lograr entre todos reflotarlo con personas con muchas ganas de trabajar y demostrando a las autoridades que esto iba en serio. El Ayuntamiento de Cartagena depositó su confianza en nosotros y fue el primer pilar para salir de unas cenizas en las que nunca debió estar el Banco de Alimentos más antiguo de la Región de Murcia". Luego llegó el apoyo empresarial y social, y ahora se cumplen 25 años con una gala "que debe servir para seguir sumando".

Juan Gómez también anunció convenios con el Colegio de Abogados de Cartagena y con Instituciones Penitenciarias. Esto último es para que colaboren con el 'banco' aquellos que deben cumplir condenas de trabajos en beneficio a la comunidad. Para ello se gestiona un acuerdo con una academia de La Palma para que conseguir, con el apoyo del SEFRM, talleres de formación de manipulación de alimentos y de limpieza . El presidente también recordó que desde Europa "se mandan alimentos a Murcia y nosotros, desde Cartagena, nos brindamos para que lleguen al último rincón regional", dijo. Otro convenio es con agricultores que llevan productos no perecederos a la nave de La Palma. Cerró pidiendo que sigan los apoyos para ampliar proyectos y ampliar la lista del voluntariado.

Noelia Arroyo le sucedió en el turno de palabra. "La decisión con Juan y su equipo en 2019 fue la acertada. No era fácil porque la anterior directiva no dejó garantías jurídicas para mantener el BARMCt, pero consideramos que era importante esa labor... Y llegó la pandemia. Entonces trabajamos todos a una con el dispositivo montado en el pabellón Wssell de Guimbarda. Recuerdo que había familias que recibían esas ayudas aplaudiendo a los que llevaban los productos, e, incluso, con lágrimas. Fueron casi noventa toneladas de alimentos y productos básicos para tres mil familias. En Cartagena no hubo colas del hambre, sino una ola de solidaridad", expuso la alcadesa.

La vicepresidenta del gobierno regional, Isabel Franco, mandó "un abrazo cariñoso y de corazón desde el ejecutivo autonómico", resaltando que en torno al BARMCt está "el tejido social, económico y político de Cartagena, lo que demuestra que no está solo y que es una ventaja de luz para muchas personas. En Cartagena podéis sentiros muy orgullosos de este gran trabajo colectivo", expresó.

Cerró Alberto Castillo, presidente de la Asamblea Regional. Resaltó que gracias a todos "esto es una hermosa realidad y Cartagena ha sido un ejemplo, quizás porque es la única tierra que tiene como madre a La Caridad. Sois un ejército pdoeroso que tiene la mano a los que os necesitan. Ojalá la sociedad se mire en el espejo de este banco de alimentos".



Tras un primer capítulo de noventa minutos, comenzó la segunda parte centrada en el espectáculo. Abrió el inquieto grupo carnavalero de Renacer, que dirige Lorena Ortiz, pasando después por la danza aérea de Nati Guerrero y la música que aportaron Grupo Rio Viré (Rubén y Álvaro Pintado), The Violet Cluster (matrimonio artístico formado por Patxi y Yolanda, surgido en el confinamiento), Fernando Rubio y Lucas Albaladejo (con canciones creadas también con la etapa de 'encierro' por la pandemia) y Adrián Hernández, con la escuela de Maricarmen Baños, cerrando la comparsa Salgueiro.    
 

Imprimir