Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


'El papel vive'

"¡Cuántas veces habré escuchado eso de que el papel va a desaparecer! Ya son bastantes años de muchos profetizando ese destino, pero resulta que no, que no desaparece, que sigue ahí y latiendo. Tiene su buen espacio. Cierto es que no tanto como tiempo atrás, pero está fuerte y ha demostrado que la realidad siempre estará por encima de la teoría. Esto viene a ser como cuando apareció la televisión. Muchos dijeron que se cargaría a la radio, pues el nuevo invento traía, además del sonido, la imagen. La realidad es que los dos siguen ahí con entidad y futuro.

Cuando entro a una oficina y veo mesas repletas de papel me vienen a mi querida (y solitaria) neurona las proféticas frases luctuosas sobre el papel. Lo que veo son casi los mismos papeles de antes, pero ahora con supletorio en la mesa para dar cabida a un ordenador con una o dos pantallas. Habrá lugares donde ya habrá muerto el papel, pero yo no los conozco.

Vayamos a otros terrenos. Por ejemplo, los periódicos, que sí han notado la irrupción de las hace años nuevas tecnologías, pues con internet llevamos ya décadas. Sin embargo, hay que matizar. Para una noticia de actualidad es evidente que la inmediatez de la gran red no tiene competencia, pero también cierto es que la mayoría de internautas sólo suelen leer las primeras líneas de las noticias, donde viene el resumen. Muchos huyen contenidos amplios salvo que sepan que son temas propios o exclusivos de ese periódico y que no pueden enterarse por otros. Al margen de la caliente actualidad, el periódico en papel sigue aportando a muchos el placer de la lectura y de la reflexión sobre diferentes asuntos. Tenerlo en las manos tiene su encanto, se diga lo que se diga.

Luego está el asunto de que lo que hoy es noticia quede para el futuro. Con el papel no hay problemas, pero con internet… ¡ay con internet! Un servidor lleva desde principios de siglo-milenio colgando noticias y doy fe de que muchísimas han desaparecido. ¿Han probado ustedes a buscar alguna de años atrás de la que estén seguro que vieron en la pantalla? Tendrán la sensación de que no quedarán las nuevas para el mañana. En cambio, con el papel sí. Digo yo que los egipcios no eran tan tontos cuando muchos de sus papiros aún se conservan. Se puede aplicar lo mismo a las fotografías. Hacemos tropecientas mil con el teléfono móvil, pero como las ‘especiales’ no las pasemos a papel es muy posible que en un tiempo las perdamos. Al respecto, un detalle que me ha causado muy grata impresión ha sido las láminas dobles de tamaño póster que hemos editado para repartir entre los unionenses con motivo del décimo aniversario de La Unión de Hoy. La inmensa mayoría las han recogido con mucho agrado, como se les ha visto cuando las contemplaban. Es más, algunos ya las tienen colocadas en lugares visibles de su actividad diaria.  

La historia se conserva mejor en papel, pues si la guardan en disquetes, cedés, lápices digitales o discos duros, a buen seguro que dentro de un tiempo habrán inventado nuevos sistemas de almacenamientos y no tendrán forma de acceder a sus contenidos anteriores. Vale, de acuerdo que ahora tenemos ‘la nube’, pero pregunto: ¿Es eterna o con tanta velocidad de invención tecnológica se reemplazará más adelante?

La empresa que dirijo, además de nuestros periódicos digitales, también editamos revistas en papel en los núcleos de población de Cartagena Norte y en la Villa y Condado de Santa Lucía. Por cierto, son las únicas que se elaboran de forma periódica en Cartagena. Para nosotros es una inmensa satisfacción saber que estamos escribiendo lo que en un tiempo quedará como la historia de estos pueblos y de sus gentes. Además, hemos percibido que siguen teniendo una enorme demanda estas publicaciones en papel. Incluso, muchos las coleccionan y, nos constan, que han mostrado artículos en los que aparecían por algún motivo a sus nuevas generaciones. Lo escrito, escrito queda… en papel.

Está claro que todos no somos ‘expertos informáticos’ por mucho que se empeñen (bancos, aseguradoras, eléctricas y, entre otras, las administraciones públicas) en obligarnos a usar la vía telemática. Dentro de un tiempo no sé que pasará, pero que se enteren que en la actualidad todavía buena parte de la población (clientes en unos casos y contribuyentes de impuestos, en otros) no está preparada para moverse por internet con soltura y a entender por qué cada dos por tres hay que cambiar las claves, por qué se ‘cuelgan’ los portales o dónde está la sección que necesita para mi particular asunto o problema. Que no, que todavía somos humanos (diferentes y singulares) y no sistemas que se pueden programar de forma global.

Y si vamos a los libros, encuentro otro argumento que respalda mi particular visión. Los libros electrónicos no han triunfado y lo que se percibe desde el confinamiento es un notable aumento de venta de las obras en papel. Hay que ver cuánto maniático sigue existiendo de querer seguir disfrutando de tener un libro en las manos y pasar sus páginas. Será por algo.

También he observado que han regresado revistas que desapareciendo, como una de coches que se anuncia en la ‘tele’, y que vuelvo a ver colecciones de fascículos o de las historietas de Astérix y Obelix en los quioscos. Cuando los editan serán por algo.

Si alguien quiere llamarme antiguo, que lo haga, pero todo esto lo digo como persona que se considera espabilada con las tecnologías actuales. Simplemente es un SOS papel para que dejen de ‘matarlo’ y que sus detractores lo admitan en una sociedad actual en la que pueden convivir páginas con teclados, que son muy útiles en muchos asuntos, como buscar información en la red, ampliar conocimientos (ahí sí han relevado a las enciclopedias), localizar una dirección, conocer lo que ha sucedido hace poco, escuchar música, mensajería…Eso sí, cuando se utiliza bien y no se entra en la adicción.

Papel y tecnología tienen sitio para convivir y que cada uno elija, para cada situación, lo que considere mejor. Así lo pienso y así lo digo, pero, claro, lo mismo resulta que estoy equivocado y que seguir diciendo que el papel se va a acabar es lo correctamente ‘ferpecto’.


Todos los artículos de opinión de 'Todo está ferpecto' están recogido en el blog al que se accede pinchando sobre este bánner

Imprimir