Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


Asignatura vial en el Narval

El colegio del Polígono Santa Ana transformó su patio en un gran parque con carreteras, señales de tráfico, pasos de peatones y comercios, entre otros elementos habituales de una ciudad, en los que todo el alumnado, desde primero a sexto de primaria (unos seiscientos chavales), llevó a cabo prácticas de cómo ser buen peatón y buen conductor, siendo el punto de partida la autoescuela. GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



El año 2020, por el maldito bicho pandémica, nos ha quitado muchas cosas. Un ejemplo estuvo en la ausencia de escolares en el parque de seguridad vial de Cartagena, como era habitual y ahora se ha retomado. Un grupo afectado fueron los estudiantes de quinto de Primaria del colegio Narval, que este año están en un cuso superior. Para suplir esa carencia, las profesoras Mercedes Sánchez Meroño y Marta Nieto, de sexto curso, pensaron que si estos chavales no habían podido ir y ya se les había pasado la edad, ¿por qué no 'traemos' el parque al colegio? Dicho y hecho este jueves, cuando el patio del centro se ha convertido en un artesanal parque de seguridad vial.



El equipo humano han sido los alumnos de sexto curso, ataviados con chalecos refractantes y controlando lo que han ido haciendo los compañeros de los restantes cursos, pues han pasado por esta 'mini-ciudad' las 24 clases del Narval.



El punto de partido era la autoescuela, en la que se transmitía las instrucciones de cómo comportarse correctamente a pie o en un vehículo, que en este caso han sido patinetes y bicicletas, siendo tres los roles o papeles de los participantes. Uno llevaban los vehículos y otros eran peatones, unos con misiones concretas y otros de forma libre, generando entre todos el tráfico habitual de una urbe. No han faltado los agentes de seguridad, que eran los alumnos de sexto. Si alguno no actuaba correctamente, la sanción era regresar a la autoescuela para recibir una charla sobre la infracción cometida.

La seguridad vial es muy importante y para ello es fundamental saber comportarse desde corta edad. También lo es la seguridad sanitaria, lo que también se ha cuidado al máximo, como refleja que cada patinete, por ejemplo, era desinfectado tras el uso de cada alumno.  

Imprimir