Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas


‘La Modernista’ de esencias artísticas

El café cantante montado en la glorieta de San Francisco ofreció un variado cóctel de teatro, trovos, baile y variada música, desde el pasodoble al flamenco, siendo presenciado por unas cuatrocientas personas.

  • El concejal Carlos Piñana anunció que este novedoso acto de la ‘Muestra modernista de Cartagena’ se potenciará para la octava edición

📸   GALERÍA DE FOTOS (pinchar aquí)



Era la gran novedad de la ‘VII Muestra modernista de Cartagena’ y una apuesta ambiciosa de sus organizadores, la asociación cultural ‘Modernistas de Cartagena de Levante’, cuyos integrantes han volcado mucho esfuerzo y una enorme ilusión en su celebración. El estreno tuvo lugar ayer en el escenario que preside Isidoro Máiquez en la plaza de San Francisco. Enfrente, cubiertas las 250 sillas instaladas y varias decenas de personas en pie. Era evidente que existía expectación por ver qué cómo eran los cafés cantantes de hace un siglo. La ovación final refleja que cumplió objetivos y que saldó su puesta de largo con nota.

El punto de partida fue escuchar ‘Suspiros de España’ interpretado por la más que centenaria Sociedad Artístico-Musical ‘Santa Cecilia’ de Pozo Estrecho, como está sucediendo en esta séptima muestra en la mayoría de actos como homenaje a que el inmortal tema fue compuesto hace 120 años en Cartagena. A continuación, Auri Bonmatí y el presidente del colectivo modernista, José Anotnio Martínez ‘El Kachimanero’, llevaron a cabo la presentación de la obra, con la correspondiente bienvenida a ‘La Modernista’, nombre de este café cantante.

La interpretación teatral copó el primer capítulo a cargo de los miembros de la AC Modernistas de Cartagena de Levante, que suplieron no ser actores con una enorme ilusión sobre las tablas, superando, además, algunos fallos en la megafonía en esos primeros momentos, quedando subsanados con el desarrollo de la obra. Pudimos ver personas de la vida cotidiana de estos locales, como la tabaquera, el limpiabotas, el encargado de la barra (Matías), los (simpáticos) pasteleros, el muy bebedor Frasquito y, entre otros, los clientes, además de un guardia civil en busca de ciertos ‘golfos’ que nunca encontró. También representaron a mujeres famosas en la época, como Mary Bruni o La Faraona.

No faltó la ‘resurrección’ de legendarios personajes que en esos inicios del siglo XX eran asiduos a estos lugares, como el palmesano José María Marín, encarnado por Pedro Salmerón, quien protagonizó el segundo capítulo dedicado al arte de la repentización en una controversia con Juan Diego Celdrán ‘JuanDi’ que fue enriquecida por la voz de Irene Vicente de La Unión. Los tres pertenecen a la asociación trovera José María Marín.



La música fue el otro foco cultural. Lo abrió la SAM ‘Santa Cecilia’, uniéndose después la voz de Caridad Rubio con los pasodobles, comenzando por ‘Suspiros de España’. Más artistas completaron esta faceta del café cantante, que tuvo un tramo destacado dedicado al flamenco con las voces de ‘Rojo El Alpargatero’ (Ángel Ronda, quien ofreció una minera) y ’La Satisfecha’ (Mamen Fernández), con la compañía de las guitarras de Rodrigo Félix, Óscar Gutiérrez y el joven Rafael Piñana (Paco de Lucena). En este caso, la aportación principal vino de los alumnos del Conservatorio de Música de Cartagena. También hubo flamenco con Mamen Baños como bailaora.

Durante la representación, los modernistas obsequiaron al público con los dulces ‘maribrunis’ en una velada que estuvo acompañada por el buen tiempo durante los 80 minutos de su puesta en escena, cerrando la presentadora Auri Bonmatí recordando que estos locales eran destino de muchas personas relacionadas con el duro mundo de la minería, “convirtiéndose en bálsamo para muchos heridas sentimentales”, apuntó.

Amparo Conesa, quien llevó sobre el escenario el hilo narrativo como meretriz, fue la directora de un guión escrito por José Antonio Martínez para una obra que tuvo, entre otros pilares, a Loli Miñano como regidora con la colaboración de Pilar Silvente.

En el epílogo fue invitado a subir Carlos Piñana, quien fue testigo de toda la obra junto a David Martínez, también concejal de Cultura. El edil explicó que no pudo participar con su guitarra en la obra por una lesión que sufre en la mano y, tras resaltar la presencia de su sobrino Rafa en la obra, se comprometió ante la asociación modernistas y los espectadores “a enriquecer y potenciar el café cantante en la próxima edición, además de completar una decoración del escenario que ha quedado inacabado por falta de tiempo”. Así sea.

Imprimir