Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


El Parque Torres se ha ganado no caer otra vez en el olvido de Carthagineses y Romanos

La representación de los actos teatrales en el auditorio ha regresado en esta XXXII edición debido a la situación pandémica, pero ha servido para recuperar el embrujo que en la última década del siglo XX cautivó al público. De cara al futuro, cuando las fiestas recuperen la plena normalidad, bien merece mantener en este enclave alguna de las obras en el programa de cada año.


Cartagena de Hoy-Cartagena de Fiestas, como el diario con mayor presencialidad en los actos oficiales del programa del Annus XXXII de Carthagineses y Romanos, ha percibido en los comentarios de bastantes espectadores del Parque Torres elogios hacia las diferentes puestas de escena que se han llevado a cabo en el auditorio. “Te enteras mejor y te implicas más en lo que te ofrecen”, es uno de los comentarios, mientras que otros resaltan la cercanía del público con los festeros-actores y la visión desde una perspectiva superior del escenario. “No conocía este enclave y me están gustando los actos más que nunca”, apuntaba una espectadora. Los elogios alcanzan también al ajedrez de la Vernácula y al concierto de la ‘Carthago Big Band’.  

Fue en 1993 cuando se estrenó este marco, con la Fundación de Qart-Hadast, para los actos oficiales y en los años siguientes fue sumando más representaciones, siendo clave para el éxito y enraizamiento de este capítulo de las fiestas. Después, en la segunda mitad de la primera década del siglo XXI, comenzaron a trasladarse al escenario de puerto, llegando a pasar varias ediciones sin actuación alguna en el monte de la Concepción, hasta que en el 2019 se llevó el Oráculo de Tanit.

Este año, de forma excepcional, ha acogido todas las representaciones para facilitar el cumplimiento de las normas sociosanitarias, pero su éxito propicia que los festeros se planteen que no vuelva a caer este lugar en el olvido. Hay obras que precisan más espacio, especialmente para el movimiento de tropas y legiones, que bien pueden ubicarse en el macroescenario del puerto, pero hay otras en la que la faceta teatral merece la proximidad con el espectador.

Mientras que un hándicap es subir la famosa cuesta (aunque este año se ha habilitado un microbús), otros aspectos importantes de este año en esas representaciones han sido una puntualidad general horaria y unas ágiles puestas en escenas, con guiones adaptados y duraciones recortadas (ninguna obra ha llegado a la hora).

Imprimir