Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


La Virgen de Éfeso ha recorrido Cartagena, Murcia y Yecla en su paso por la Diócesis

«Esta Diócesis se ha volcado totalmente con la llegada de la Virgen; las muestras de cariño han sido incontables, tanto en Cartagena, como en Murcia o en Yecla». Así resumía Pedro Mateo, uno de los laicos organizadores de la visita de Madre ven a la Diócesis, el paso de la imagen de la Inmaculada de Éfeso por tierras murcianas.



Bajo el lema Madre ven, un grupo de laicos y sacerdotes pusieron en marcha esta iniciativa peregrina, en pleno año Jacobeo, que rememora la tradición de la visita de la Virgen María al Apóstol Santiago en el año 40 para animarle y darle esperanza cuando se encontraba triste y abatido. Madre ven está llevado por toda España la imagen de la Inmaculada Concepción llegada desde Éfeso, ciudad donde la tradición cuenta que residió María hasta su Asunción.
 
La peregrinación comenzó el 1 de mayo en la basílica del Pilar de Zaragoza y ha recorrido más de un centenar de lugares significativos de la espiritualidad en España. La imagen entró a la Diócesis de Cartagena por mar, en la ciudad portuaria, el pasado lunes, pasando por la capital murciana y despidiéndose en la mañana de hoy en la basílica de La Purísima de Yecla.
 
Pedro explica además la importancia de la misión que están realizando de esta manera: «María fue la primera que rogó a Jesús por la humanidad, y por esto es tan necesario que se lleve a cabo esta peregrinación. Todos los pueblos y ciudades que visitamos están reanimando su fe. Con toda la cultura y devoción mariana que tiene España, habría que potenciar mucho más iniciativas como Madre ven para que la Virgen medie por todos, pues tenemos mucha necesidad de Ella».
 
La Virgen de Éfeso fue recibida con fervor en Cartagena
 
La iniciativa laical que está llevando a la Virgen de la Inmaculada de Éfeso por toda España, llegó en la mañana del lunes a la ciudad de Cartagena, donde fue acogida por la Orden Cisterciense de La Palma. Allí tuvo lugar la oración de Laudes y la Santa Misa, presidida por el capellán del monasterio, Félix Sasian, de la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia, despidiendo la imagen peregrina tras el rezo del Rosario.
 
El colegio San Vicente de Paúl fue la segunda parada realizada en el itinerario, lugar en el que gran parte del claustro de profesores del centro educativo, junto a la comunidad de religiosas Hijas de la Caridad, se congregaron en torno a la llegada de la imagen. Los participantes compartieron una hora de oración «preparada con mucho cariño», según afirma José Abellán, vicario episcopal de la Zona Pastoral de Cartagena. Además, «los profesores –muchos de ellos jóvenes– la recibieron entre aclamaciones y aplausos, haciendo un pasillo, como cuando los futbolistas ganan una copa».
 
Madre ven llegó a la parroquia de San Antonio María Claret, en torno a las 10:30 horas, donde se celebró la Eucaristía. A la liturgia asistieron feligreses de todo el entorno parroquial. Asociaciones y movimientos marianos de Cartagena -como la Hospitalidad de Lourdes, las Hijas de María o el Apostolado de Fátima- también se sumaron al encuentro, intercalándose en grupos de oración que custodiaron a la Virgen de Éfeso constantemente durante su estancia.
 
Por la tarde, la iglesia de Santa María de Gracia abrió las puertas de su templo a la Inmaculada con un volteo de campanas. A la entrada la esperaban los hermanos mayores de las cofradías de Cartagena, los cuales portaron a la Virgen sobre sus hombros en una procesión claustral, junto a los estandartes de los titulares cofrades de la ciudad portuaria. El itinerario por el templo fue dividido en tramos para realizar el intercambio de anderos en cada parada entre las diversas cofradías. «Fue un momento de comunión y de reunión impresionante», describe el vicario de Cartagena.
 
El instante más especial, según Abellán, fue el vivido al realizar un encuentro entre la imagen de María y la talla de Santiago, al cual, el párroco puso voz narrando una dramatización del encuentro entre el Apóstol y la Virgen cuando su espíritu desfalleció a su llegada a la península, según cuenta la tradición. La Misa, presidida por Juan Tudela, vicario general de la Diócesis, clausuró la visita contando también con la asistencia de gran parte del clero de Cartagena. La jornada finalizó con un castillo de fuegos artificiales en honor a la Virgen.
 
Respecto a la impresión personal de la jornada, José Abellán asevera que «el mensaje de Madre ven ha calado en el corazón de los cartageneros, porque este pueblo le tiene un cariño especial a la Virgen, la siente verdaderamente como su madre».
 
La Inmaculada Peregrina junto a Nuestra Señora de La Fuensanta
 
En la noche del pasado lunes, el santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta de Algezares recibía para pernoctar a la imagen de la Virgen de Éfeso. A la mañana siguiente, la imagen fue venerada por fieles de la zona que se unieron a la oración de Laudes y a la Lectio Divina dirigida por Cristóbal Sevilla, canónigo de la catedral. Al término, la Virgen partió del monte para visitar las casas conventuales de la zona, de camino en la bajada hacia la ciudad de Murcia. Así, la peregrinación se detuvo en los monasterios de las madres Benedictinas de Nuestra Señora de la Fuensanta, Carmelitas Descalzas y Hermanas Pobres.
 
La capilla de Adoración Perpetua del Palacio Episcopal fue la primera parada que realizó la procesión en la ciudad de Murcia, entre cantos autóctonos y rodeada del pueblo murciano. Momento tras el cual, la Peregrina de Éfeso atravesó la plaza del Cardenal Belluga para entrar por la puerta catedralicia que da acceso desde la plaza de La Cruz al templo magno.
 
A los pies del presbiterio, con la patrona de la huerta al fondo en su camarín, Nuestra Señora de la Fuensanta, la Inmaculada fue el centro devocional del pueblo murciano que no cesó de visitarla desde su llegada, ofreciéndole sus plegarias, entregándole ofrendas florales y salmodiándola con cánticos tradicionales.
 
A las 12:00 horas, el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, ofició la Misa acompañado del Cabildo Catedralicio. Durante la homilía, el prelado recordó la importancia de la decisión de María ante la voluntad de Dios: «Esta adhesión de María al proyecto divino tuvo un efecto inmenso en todo el futuro de la humanidad. Podemos decir que el “sí” pronunciado en el momento de la Anunciación cambió la faz del mundo». De igual modo, el obispo animó a la asamblea a confiar en María, agradeciendo la promoción y el trabajo de los organizadores de la iniciativa Madre ven.
 
El resto de la tarde, la Inmaculada de Éfeso permaneció en la catedral hasta las 18:00 horas, cuando partió hacia los monasterios de Santa Clara y Santa Ana, finalizando su visita a Murcia en el monasterio de Los Jerónimos de Guadalupe en el que se realizó una vigilia de oración internacional online, retransmitida por Popular TV Región de Murcia y organizada por la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM). Al encuentro asistieron jóvenes de toda la Región y de provincias colindantes, al mismo tiempo que fue seguido de manera virtual en más de 40 países, según fuentes de la UCAM.
 
Madre ven hace su última parada en Yecla
 
Tras la celebración eucarística en el monasterio de Los Jerónimos de Guadalupe, la Virgen Peregrina partió en la mañana de ayer hacia Yecla, donde fue recibida en el colegio de La Inmaculada y portada hasta la basílica de La Purísima por el personal docente.
 
Tras el rezo del Ángelus y la Santa Misa, la imagen de Éfeso fue venerada por el pueblo yeclano. La Asociación de Mayordomos de la Purísima Concepción se unió a la iniciativa recibiendo a la Inmaculada de manera excepcional, tal y como tradicionalmente se ha realizado desde 1642 con su patrona: con un alarde de arcabucería, de forma parecida a los que se realizan durante la festividad de la Inmaculada Concepción en las fiestas patronales del mes de diciembre de Yecla y que está muy arraigado en la ciudad como Arcas cerradas.
 
A las 8:00 horas de esta mañana -según el programa preparado para la ocasión-, se ha realizado la Misa de despedida que ha dado por finalizada la visita de Madre ven a la Diócesis de Cartagena.
 
La peregrinación continúa su recorrido por la geografía española en la Diócesis de Orihuela-Alicante.


🖌️ Texto remitido en el que se respeta íntegramente contenido, redacción y ortografía, salvo en el titular y en la entradilla del artículo

Imprimir